local_offer Educación

Educar para ir a las periferias

E eventJueves, 28 Octubre 2021

Es una gran alegría para nuestros colegios de Madagascar compartir con ustedes este artículo sobre nuestra forma de educar a nuestros estudiantes para ir a las periferias, así como la experiencia educativa que hemos establecido para salir hacia las periferias con ellos.

Las palabras de Santa María Eugenia nos interpelan: “El amor nunca dice basta” (ver ME, n°1511). Es el amor el que nos impulsa a ir hacia las periferias.

Durante los momentos litúrgicos más importantes de la Iglesia, es decir, el Adviento y la Cuaresma, los profesores del colegio St. Joseph Ambohimahasoa explican y ayudan a los niños a tener un espíritu de solidaridad, a amar a los demás, a hacer sacrificios para apoyar a los pobres (especialmente a los niños que no tienen la suerte de poder ir a la escuela y que se convierten en mendigos y duermen en la calle).

Así que en cada clase hay una caja para que todos pongan el dinero ahorrado por sus sacrificios. Los alumnos recogen también dinero durante estos tiempos fuertes de la Iglesia.

Luego reunimos todo el dinero recaudado y compramos alimentos y ropa para distribuirlos. Son los representantes de los alumnos quienes se encargan de esta distribución a los más pobres.

Es en nuestro entorno social donde suele haber escuelas católicas. Los padres de los alumnos participan en el pago de los salarios de los profesores. A menudo los padres no pueden pagar la escolarización de sus hijos debido a la pobreza. A consecuencia del COVID-19, los padres no pueden pagar y es la parroquia, por ahora, la que da una participación para los salarios de estos profesores.

Emma (Directora), junto con el equipo educativo, decidió ayudar a los profesores. El viernes 8 de enero, los invitamos a la Comunidad. Fue una buena oportunidad para presentarles “nuestros mejores deseos para la Navidad” y desearles “un feliz año nuevo 2021”. A continuación, los alumnos ofrecieron una cesta bien surtida a cada educador. Los educadores se mostraron muy agradecidos al recibir el fruto de los sacrificios de los alumnos. Todos nosotros estamos llamados a vivir la ayuda mutua y la comunión con los más pobres por los que Jesucristo tiene un amor preferencial.

Les compartimos otra experiencia educativa: ayudamos a nuestros alumnos a tener espíritu de compartir. Siempre con su participación, hemos comprado tizas para escuelas más pobres que la nuestra. También en la escuela, muchos alumnos no tienen la merienda. Educamos a nuestros alumnos para que compartan con los que no tienen. Así que los alumnos se han acostumbrado a este reparto. En cuanto a la vida espiritual, cada clase tiene la costumbre de dedicar un tiempo a rezar juntos por sus amigos en situaciones especiales o en duelo.

Y por último, hemos dado algo también para las personas que viven al margen de la sociedad, con la audacia de salir a su encuentro para ver lo que necesitan y poder ayudarles.

 

Continuamos nuestro viaje hacia el sur de Madagascar

Nuestra segunda experiencia es en Andohanilakaka, donde se explota el yacimiento de zafiro, piedra preciosa. Es una ciudad nueva. La población está formada casi en su totalidad por inmigrantes. La gente viene del norte, del este y del oeste de Madagascar. Así que se puede decir que es una población cosmopolita. Pero el grupo étnico más dominante es el Bar y el Antandroy. Ahí es donde está nuestro centro educativo. Amamos nuestro tiempo, al mismo tiempo, amamos estos lugares geográficos.

Es importante saber que la religión y la Educación para la Vida y el Amor (EVA) forman parte del programa de estudios de las escuelas católicas. Nuestra escuela está abierta a todos, siempre que los padres, los niños y los jóvenes respeten la estructura y el programa establecidos en la escuela. Para los alumnos de secundaria y bachillerato, hemos dedicado un total de cuatro horas semanales a la transmisión de valores cristianos y malgaches, presentes en cada objetivo específico y adaptados según la edad de los alumnos. En cambio, para los pequeños de primaria e infantil, disponemos de un máximo de quince minutos para cada uno.

La Fihavanana es un valor característico de nuestro país. Cuando una familia pasa por un duelo, una enfermedad o una gracia recibida... estamos acostumbrados a compartir esta noticia. Puede ser anunciada por los alumnos o los padres de los alumnos o la propia persona. Cada vez que nos saludamos o nos despedimos, pedimos noticias de inmediato. Así sabemos lo que pasa en el barrio o en cada familia. Los profesores, en respuesta, tratamos de movilizar a nuestros alumnos, generalmente pertenecientes a la misma clase, o a los de las clases del mismo nivel. Para los demás, depende de las relaciones que tienen con la persona o personas afectadas.

¿Cómo se desarrolla el proceso?

En primer lugar, informamos a todos de las noticias, sean buenas o malas. A continuación, se sensibiliza a los alumnos. A continuación, fijamos una fecha para ir al barrio correspondiente. También se hace una colecta. Hacemos saber a todos la cantidad recaudada, que se introduce en un sobre que entregamos a la persona o personas interesadas. Para nosotros, lo más importante es la unión del corazón y el espíritu a través de la oración. Formamos a nuestros alumnos para que se sientan parte de una promoción y la vivan con espíritu familiar. El responsable de cada nivel tiene la función de animar a su promoción y asegurar la comunión entre sus miembros. Es realmente un apoyo moral. Nos animamos mutuamente en los momentos difíciles y nos alegramos con el alumno que ha tenido un éxito o una bendición.

He aquí un ejemplo concreto: no hace mucho, una delegada de la clase de quinto grado cayó enferma. Se torció el pie derecho durante la prueba física y deportiva (PSA). No podía volver a casa así. Su promoción buscó una forma de resolver este problema, pero no encontraron ninguna solución real. Algunos de ellos fueron a reunirse con la hermana encargada para explicarle la situación. Junto con el profesor de PSE y algunos alumnos, la hermana la llevó en coche al médico. Luego la llevaron a casa. Algunos alumnos le compraron las medicinas. Antes o después de las clases, un grupo de estudiantes la visita y sigue la evolución de su salud. Le llevan una copia de las notas de los cursos tomadas en clase, se la dan a ella y le explican lo que han hecho y los ejercicios. Esta alumna se sintió muy impresionada y emocionada, por estos gestos de amistad de sus compañeros de clase.

Es muy sorprendente ver la reacción de nuestros jóvenes. Después de saludar, entonan una oración para que su compañera vuelva a estar sana, pero también para todos los que están enfermos y sufren en el mundo. Me gustaría contarles que esta joven, que estudia en nuestra escuela, no vive con sus padres. Alquila una casa que no está lejos de la escuela. Se queda sola. Sin embargo, provee para sus estudios y su vida en general.

La razón por la que hemos elegido este ejemplo es que esta joven forma parte de las que están en la periferia. Porque vive sola, lejos de sus padres. Sus padres trabajan en el yacimiento de zafiro, que está lejos de la ubicación de nuestra escuela. No pueden llamar por teléfono porque el lugar donde están está aislado. Para encontrar un teléfono, tienen que caminar durante mucho tiempo. Esto explica por qué esta estudiante no pudo informar a sus padres sobre su accidente en Educación Física.

Sólo sus compañeros y el dueño de la casa sabían lo que tenía. Tenía mucho dolor. Su único consuelo era la solidaridad que existía en el colegio, la fuerte amistad con sus compañeros y el ánimo de sus profesores y del dueño de la casa.

El Colegio del Sagrado Corazón está situado en el distrito de Antsirabe y en la región de Vakinankaratra, en el altiplano de Madagascar. Estamos en el pueblo de Manandona. En este pueblo, hay once escuelas públicas, tres colegios y dos institutos para bachillerato. Intentamos educar a nuestros alumnos para que estén abiertos a los demás y piensen siempre en un futuro mejor. Todos los años, en los tiempos fuertes de la Iglesia, hacemos un esfuerzo comunitario. Además, los niños del barrio reciben una ayuda anual de la Infancia Misionera, por lo que nos parece importante enseñarles no siempre a recibir sino también a dar “porque hay más alegría en dar que en recibir”.

Antes de finalizar el año litúrgico 2020, los profesores reflexionamos juntos sobre cómo vivir el Adviento 2020 con nuestros alumnos. Intentamos ayudarles a pensar con amplitud y a amar a los demás, porque en la escuela los niños y los jóvenes aprenden a vivir en sociedad. En el mundo actual, en cambio, vivimos el “sálvese quien pueda”. Para vivir los retos de nuestro tiempo, educamos a nuestros jóvenes sobre todo en el amor a nuestro tiempo y a nuestra Iglesia. Por eso, los profesores con los delegados de clase decidieron juntos, después de un largo debate, hacer una colecta para la Infancia Misionera, para que nuestro gesto de solidaridad y amistad sea para los niños de otros países. Nuestra pequeña contribución hará felices a nuestros amigos. Durante el mes de noviembre, el Director general y la responsable de la escuela programaron una dinámica todos los lunes para animar a nuestros alumnos a ofrecer lo poco que tienen para ayudar a los demás o a los que son más pobres que ellos. Cada tutor animó a su clase a participar en este proyecto. Cada clase tiene una hucha para recoger diariamente la aportación de cada alumno. Es conmovedor ver, de vez en cuando, a los pequeños dar su merienda. Sienten que el pequeño sacrificio que hacen aporta algo bueno a otros que no tienen nada que comer. El 17 de diciembre de 2020, fue la Misa de Navidad del Colegio, pusimos en común los esfuerzos de cada clase. Durante el ofertorio, cada representante de clase trajo la hucha de su clase bailando con alegría. Vimos una inmensa felicidad en todos los rostros. Los educadores también estábamos contentos viendo la gratuidad y la satisfacción de dar una parte de su vida al Señor y a los demás. Tras la acción de gracias, ofrecimos nuestra colecta al Sacerdote Capellán de la escuela católica del barrio para que la ofreciera al responsable de Infancia Misionera de la Diócesis.

En nuestro país, en Año Nuevo, las familias se visitan y celebran una comida familiar para desearse un feliz año nuevo y presentar a los padres sus mejores deseos para el año venidero. Celebramos juntos la “ASARAMANITRA”, como dicen los malgaches. Este año, los alumnos de quinto grado organizaron una pequeña fiesta en la escuela para celebrar el nuevo año 2021. Durante la reunión, los alumnos propusieron elegir a una persona pobre para desearle un feliz año nuevo y llevarle algo. Tras una larga discusión, decidieron visitar a una persona de un barrio cercano. Encontraron a una abuela de 93 años que vive con sus nietos. Se animaron y se movilizaron mutuamente para aportar cada uno lo que pudiera ofrecer (como patatas, mandioca, fideos, arroz blanco, jabón, dinero...).

Los acompañaron la hermana Antoinette, animadora de EVA (Educación para la Vida y el Amor) y la responsable del Instituto.

Al recibir esta ofrenda, la abuela se sintió realmente conmovida por el gesto de estos jóvenes. Se le llenaron los ojos de lágrimas ante este inesperado gesto de los alumnos. Les dio las gracias y les deseó un futuro mejor. Animó a los jóvenes a continuar sus estudios con sabiduría y audacia, a fijarse siempre en los que les rodean y necesitan, y a desarrollar estos gestos de solidaridad en la sociedad en la que viven. Insistió mucho en el hecho de que nuestro país necesita ahora a estos jóvenes, necesita su amor, para dar un buen testimonio a los que sólo piensan en sí mismos y en sus familias. Madagascar necesita jóvenes que tengan un buen corazón como ellos. A su vez, todos los alumnos estaban contentos de compartir lo que habían recogido, de recibir la bendición y el ánimo de una persona mayor como ella, porque la bendición es importante para el pueblo malgache. Se fueron con el corazón colmado y llenos de alegría. Nos encantó ver la alegría en todos los rostros después de este reparto. Terminamos la reunión con una oración.

Para nosotros es una forma de vivir concretamente, mediante gestos de amistad y fraternidad, que pertenecemos a un mismo cuerpo, el Cuerpo de Cristo. Recordamos que los alumnos son sensibles a la vida de la sociedad y que les gusta ayudar a los más débiles y más pobres que ellos.

No sólo los estudiantes intentan abrirse a los demás y a los que viven en la periferia de nuestras sociedades, también los educadores se sienten implicados para aportar su colaboración a la educación de los jóvenes. Es costumbre de nuestra escuela elegir, cada año, un día por semestre (en enero y mayo) para visitar a los padres de los alumnos. Cada educador visita a algunos padres de su clase. El objetivo es buscar juntos formas de mejorar la vida del estudiante, así como sus estudios. Es un momento precioso para reunirse y dialogar con los padres sobre los estudios y el comportamiento de sus hijos, y también para examinar qué puede obstaculizar el desarrollo y los estudios del alumno. Durante la reunión, cada responsable aprovecha para proponer soluciones a los problemas de la escuela y para transmitir el último programa escolar o los cambios realizados tras la reunión mensual de profesores.

Normalmente el problema en la educación es la falta de encuentro entre los padres y la escuela, la falta de entendimiento entre los jóvenes y sus padres frente a la globalización. Los padres están contentos con la visita a domicilio porque suelen estar muy ocupados con las preocupaciones de la vida diaria de la familia, para conseguir comida y vestido. No tienen tiempo para ir a hablar con los educadores en la escuela. Después de la visita de los padres, la escuela organiza un tiempo de evaluación y de relectura para que el día de la visita no sea un tiempo perdido sino un tiempo provechoso para buscar juntos formas de mejorar nuestra educación, y para que nuestra educación toque la realidad cotidiana. Durante la relectura, los consejos o claustros de profesores toman decisiones para renovar la enseñanza. Les corresponde señalar si hay alumnos o padres que necesitan reunirse con la directora del Centro. Para nosotros, esta visita a domicilio aporta mucho al desarrollo y ayuda de alumnos y padres. También reduce los problemas encontrados en la escuela y en las familias.

En resumen, todos: alumnos, padres, educadores tienen un generoso deber que cumplir en relación con la educación de nuestros jóvenes de hoy. Pero los educadores tienen una gran responsabilidad porque los jóvenes construirán la sociedad del mañana. Tenemos que explorar los medios adecuados a su carácter, a su forma de vida y a su capacidad para sentirse responsables de sus vecinos, de sus contemporáneos.

 

HNA. EMMA IGNACETELYNE

Referente de educación de la provincia de Madagascar

Original francés