local_offer Espiritualidad local_offer Día Internacional

Jornada Mundial de la Juventud - 21 de Noviembre

J eventMiércoles, 08 Diciembre 2021

La mañana del 21 de noviembre, solemnidad de Jesucristo, Rey del Universo, celebración litúrgica que tiene lugar el último domingo del tiempo ordinario en el calendario de rito romano y que fue establecida por el Papa Pío XI el 11 de diciembre de 1925; el Papa Francisco presidió la Santa Misa en la Basílica de San Pedro, en la que también se celebró la XXXVI Jornada Mundial de la Juventud a nivel diocesano, en las Iglesias locales de todo el mundo bajo el lema "¡Levántate! Te hago testigo de las cosas que has visto" (las palabras de Jesús a san Pablo que encontramos en los Hechos de los Apóstoles capítulo 26, versículo 16).

 

 

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCOPARA LA XXXVI JORNADA MUNDIAL DE LA JUVENTUD21 de noviembre de 2021

 

¡Levántate! Te hago testigo de las cosas que has visto” (cf. Hch 26,16)

 

Queridos jóvenes:

Una vez más quisiera tomarlos de la mano para continuar juntos la peregrinación espiritual que nos conduce hacia la Jornada Mundial de la Juventud de Lisboa en el 2023.

El año pasado, un poco antes de que se propagara la pandemia, firmé el mensaje con el lema “Joven, a ti te digo, ¡levántate!” (cf. Lc 7,14). En su providencia, el Señor ya nos quería preparar para la durísima prueba que estábamos a punto de vivir.

En el mundo entero se tuvo que afrontar el sufrimiento causado por la pérdida de tantas personas queridas y por el aislamiento social. También a ustedes, jóvenes —que por naturaleza se proyectan hacia el exterior—, la emergencia sanitaria les impidió salir para ir a la escuela, a la universidad, al trabajo, para reunirse. Se encontraron en situaciones difíciles, que no estaban acostumbrados a gestionar. Quienes estaban menos preparados y privados de apoyo se sintieron desorientados. En muchos casos surgieron problemas familiares, así como desocupación, depresión, soledad y dependencias. Sin hablar del estrés acumulado, de las tensiones y explosiones de rabia, y del aumento de la violencia.

Pero gracias a Dios este no es el único lado de la medalla. Si la prueba nos mostró nuestras fragilidades, también hizo que aparecieran nuestras virtudes, como la predisposición a la solidaridad. En cada rincón del mundo vimos muchas personas, entre ellas numerosos jóvenes, luchar por la vida, sembrar esperanza, defender la libertad y la justicia, ser artífices de paz y constructores de puentes.

Cuando un joven cae, en cierto sentido cae la humanidad. Pero también es verdad que cuando un joven se levanta, es como si se levantara el mundo entero. Queridos jóvenes, ¡qué gran potencialidad hay en sus manos! ¡Qué fuerza tienen en sus corazones!

Por eso hoy, una vez más, Dios le dice a cada uno de ustedes: “¡Levántate!”. Espero de todo corazón que este mensaje nos ayude a prepararnos para tiempos nuevos, para una nueva página en la historia de la humanidad. Pero, queridos jóvenes, no es posible recomenzar sin ustedes. Para volver a levantarse, el mundo necesita la fuerza, el entusiasmo y la pasión que tienen ustedes. En este sentido, quisiera que meditemos juntos el pasaje de los Hechos de los Apóstoles en el que Jesús le dice a Pablo: “¡Levántate! Te hago testigo de las cosas que has visto” (cf. Hch 26,16).

 

Leer la continuación aquí