local_offer Comunidad General

Capítulo - Marzo 2021

C eventMiércoles, 14 Abril 2021
 

[FR  -  EN - ES  -  IT  -  PT ]

Capítulo – 10 de marzo 2021 - El Sufrimiento y la Gloria de Dios

Rekha M. Chennattu, RA - Superiora General

Muy queridas Hermanas y Amigos/as:

¡Feliz fiesta de Santa María Eugenia para todos!

¿Qué puede significar este año celebrar la fiesta de Santa María Eugenia, durante el tiempo de Cuaresma junto con la pandemia del Covid-19?  Desde que en marzo de 2020 empezó la pandemia, el miedo nos atenazó a todos causando una ansiedad que ha traído mucho sufrimiento. De una u otra forma, hemos experimentado como un torbellino de incertezas y de impotencia, de desempleo y crisis financiera, de problemas de relaciones interpersonales y de pérdida de seres queridos.  A pesar de tener vacunas, no sabemos todavía cuándo y cómo terminará esta pandemia. El impacto de variantes nuevas del virus y la distribución desigual de las vacunas contra el Covid-19 son también una preocupación. Además, muchos pueblos están luchando contra los desastres naturales y todos nos enfrentamos con acontecimientos impactantes como violaciones de los derechos humanos, protestas masivas y descontento político en diferentes partes del mundo. Por último, están también nuestros problemas personales, y las dificultades en las comunidades o familias. A pesar de los avances de la medicina y de la tecnología que hacen nuestra vida más fácil y confortable, hoy en nuestro mundo, no falta sufrimiento ni dolor.  

Santa María Eugenia y la Pasión y Muerte de Jesús

Santa María Eugenia consideraba “la meditación de la Pasión de Nuestro Señor” como una de las prácticas “más útiles” de Cuaresma[1]. Ella creía que esta meditación nos podría ayudar a “tener las disposiciones de Jesús hacia el sufrimiento”.  Nos invitaba a “aprender a percibir como don de Dios lo que nos hace sufrir”. Me ha gustado comprobar que con el Evangelio de San Juan, María Eugenia interpreta la pasión y muerte de Jesús, como “la prueba suprema de su amor” por nosotros. Así pues, esto que estamos considerando nos lleva a algunas preguntas: ¿Cómo entendemos la pasión y la muerte de Jesús? ¿qué quiere decir “tener las disposiciones de Jesús hacia el sufrimiento? ¿Qué nos puede ayudar a soportar el dolor como don de Dios? ¿Cómo podemos aportar más gracia a nuestras vidas en estos tiempos inquietantes de pandemia?

[1] María Eugenia, Meditación en la Pasión de Nuestro Señor, 9 de marzo 1873.

 

 Seguir leyendo