local_offer Educación

Aprender Ciencias

A eventMiércoles, 17 Julio 2024

Mi pasión absoluta es la Naturaleza y los fenómenos que ocurren en ella. Mi otra pasión es la enseñanza, por lo que una gran combinación es la enseñanza de la ciencia. Creo que es fundamental que los alumnos vayan descifrando los secretos que encierra un organismo, un ecosistema, un fenómeno observable y para ello hay que experimentar.

Me encanta la cara de asombro y sorpresa de los niños cuando hacen un descubrimiento; la variedad y cantidad de preguntas que generan para saber más y resolver sus dudas, las ganas que tienen de manipular y tocar objetos, el desarrollar la capacidad de observación y la de hacer inferencias al estudiar un fenómeno. La generación de proyectos para inventar o crear un producto nuevo, innovador que resuelva un problema. La Ciencia es fascinante y trabajar con alumnos la Ciencia lo es más. Es descubrir los secretos que nos tiene Dios guardados en todo lo que nos rodea y agradecer. Es trabajo colaborativo, escucha y comunicación.

Cuando observamos, sentimos la naturaleza, nos sorprende su belleza y nos recuerda la maravillosa creación de Dios. Es realmente imponente la riqueza de un amanecer o atardecer, el brillo de las estrellas, la diversidad y belleza de la plantas y los animales; los sorprendentes fenómenos naturales que involucran a la ciencia, que está presente en todo lo que nos rodea.

La ciencia es un proceso para producir conocimiento; lograrlo depende, tanto de hacer observaciones cuidadosas de los fenómenos, como de desarrollar teorías para dar sentido a esas observaciones.

Para fomentar el desarrollo de habilidades científicas en los niños, se requiere de una variedad de experiencias que involucren actividad física y mental, tocar y manipular objetos, utilizar lenguaje, alinearse a experiencias previas, razonar, interactuar con la naturaleza, observar y experimentar dentro y fuera del aula.

Estas experiencias y aprendizajes ayudan a los niños a comprender el mundo, a recopilar y organizar la información, a aplicar y comprobar ideas, a desarrollar actitudes positivas hacia la ciencia lo que les brinda una base sólida para el posterior desarrollo de conceptos científicos que los niños encontrarán a lo largo de su vida académica.

Los niños pequeños son innatamente curiosos con todo lo que les rodea, disfrutan de observar, explorar, descubrir y cuestionar instintivamente. Pueden ser intrépidos en sus experimentaciones ya que no tienen miedo a equivocarse y darse cuenta de que sus ideas no funcionan de la forma que lo esperaban; ellos simplemente revisan su pensamiento, hacen nuevas preguntas y lo vuelven a intentar; están naturalmente motivados a explorarlo.

La esencia del desarrollo intelectual se alimenta de esas ideas maravillosas que los estudiantes generan.

En el Instituto Asunción los alumnos tienen la oportunidad de aprender a aprender, para desarrollar el sentido crítico; de adquirir una visión amplia y un estilo de vida a partir de la unión entre ciencia, fe y vida: se fomenta el contacto con el conocimiento y análisis de la realidad en todas sus dimensiones.

Se aprende a ser y a hacer, al impulsar distintas experiencias que permitan el desarrollo de las habilidades propias del pensamiento científico de las que hemos hablado: observar, cuestionar, buscar recursos, investigar, recopilar información de distintas fuentes, analizar y procesar, definir y resolver problemas, plantear hipótesis, hacer inferencias, desarrollar un pensamiento crítico y comunicar lo aprendido.

Aprendemos a vivir juntos a través de un liderazgo que se traduzca en un verdadero servicio a la comunidad, teniendo claros los objetivos y el enorme compromiso con el cuidado de la Casa común. Así, enseñamos con pasión, para que los estudiantes se enamoren de la ciencia.

 

Laura Diaz, coordinadora de ciencias del colegio de Aguilas (México)