local_offer JPICS

Creando puentes de familia en la distancia

C eventDomingo, 14 Agosto 2022

CREANDO PUENTES DE FAMILIA EN LA DISTANCIA.

“Nuestra misión educativa nos hace reconocer la imperiosa necesidad de seguir acompañando a las familias e ir hacia los jóvenes en situación de vulnerabilidad”. Capítulo General 2018

“Nosotros mismos necesitamos ver, y luego permitir que los demás vean, que los migrantes son hermanos y hermanas a los que se debe acoger, respetar y amar. Son una ocasión que nos brinda la Providencia para ayudar a construir una sociedad más justa, una democracia más perfecta, un país más unido, un mundo más fraterno y una comunidad cristiana más abierta y evangélica ”. -

Papa Francisco (Mensaje para el Día Mundial de los Migrantes y Refugiados 2014)

La comunidad de la Asunción de Iloilo, compuesta por orientadores, facilitadores y Administración compasivos y orientados hacia las personas, asumió la responsabilidad de crear un programa especial para estudiantes que no tienen a su familia / padres con ellos (trabajando fuera del país), a fin de abordar las necesidades de los jóvenes en nuestra escuela que están en situaciones de vulnerabilidad y separados de sus familias.

Nuestro Departamento de Orientación realizó una encuesta para identificar las necesidades y preocupaciones de los hijos e hijas de Padres Trabajando en el Exterior.

Los resultados de la encuesta demográfica de nuestros alumnos de K-Gr. 12 de 1427 inscripciones para el curso escolar 2019-2020 permitieron a la escuela preparar programas para abordar sus necesidades especiales.

 

La Asunción de Iloilo también está relacionada con la Comisión de Migrantes e Itinerantes de la Archidiócesis de Jaro, Iloilo City, encabezada por el Rev.P. Arvin Largado. Trabajar en estrecha colaboración con la Comisión permitió a nuestra comunidad escolar invitar a ponentes como Don Joefel Resol, cuya misión es ayudar a las escuelas en la formación de estudiantes, hijos de PADRES TRABAJANDO EN EL EXTERIOR.

Don Joefel Resol, Coordinador Regional de Trabajadores Extranjeros e Iniciativas Comunitarias de Atikha, habló sobre los efectos de la migración y el fortalecimiento de la relación entre padres e hijos a pesar de la distancia y la separación de los estudiantes de la Asunción de Iloilo High School que son hijos e hijas de PADRES TRABAJANDO EN EL EXTERIOR.

La Escuela también organizó una Jornada de Formación para nuestros alumnos - hijos e hijas de PADRES TRABAJANDO EN EL EXTERIOR CAMPAMENTO DE DÍA, con el tema: “SDO: Comprometidos como Comunidad a Abrazar Nuestra Realidad”.

Este campamento de día permitió a los alumnos aceptar su realidad como hijos e hijas de OFW, fortalecer su compromiso de apoyar y comprender el trabajo y el sacrificio de sus padres, y crear una comunidad de SDO comprometidos a ayudarse mutuamente a prosperar en sus roles en la familia, escuela y sociedad.

 El Programa Especial para hijos e hijas de PADRES TRABAJANDO EN EL EXTERIOR se llama #FamBAM: Creando Puentes de Familia en la Distancia. Uno de los resultados de este programa fue compartir la experiencia de nuestra estudiante, una hija de PADRES TRABAJANDO EN EL EXTERIOR.

 

"MILLAS DE DISTANCIA POR AMOR"

“Soy Marielle Shree Yu, estudiante de undécimo grado en la Asunción de Iloilo. Estaba en quinto grado cuando mi madre se fue de Filipinas para trabajar como controladora de tráfico aéreo en Qatar. Al principio, todo era normal y nada parecía fuera de lo común, ya que yo ya estaba acostumbrada a echarla de menos por sus turnos nocturnos todos los días en su trabajo anterior. Pero a medida que los días se convirtieron en semanas y meses, mi familia sintió mucho la ausencia de mi madre y yo me lo llevaba muy mal. Mis calificaciones empezaron a bajar porque mi rendimiento en la escuela se vio afectado por mi separación de ella. Me resultó difícil hablar con mis amigos al respecto. Todo era como si se estuviera cayendo a pedazos. Mi madre era el apoyo más importante de mi familia.

También tenía días en los que me preguntaba: “¿Por qué mi madre me dejó atrás? ¿Fue por qué hice algo? ¿No soy una razón suficientemente buena para que ella se quede? Sin embargo, tenía que ser fuerte, no solo por mí, sino también para apoyar a mi madre, que sé que estaba pasando por un momento difícil, al ver que estaba sola en un país desconocido. Lamentablemente, ni siquiera era fácil fingir ser fuerte cada vez que me llamaba a través de Facetime, ni podía mostrar estas emociones a los otros miembros de mi familia, ya que no quería molestarlos. Pensaba que tenía que lidiar con esto sola, pero estaba equivocada. En cambio, encontré consuelo en mi segunda familia, nada menos que la Comunidad de la Asunción.

Me di cuenta de que no estaba sola en esta lucha. Varios de mis compañeros de clase están como yo, y luchan por ocultar la añoranza de sus padres. El departamento de High School del colegio nos facilita un programa para los hijos e hijas de PADRES TRABAJANDO EN EL EXTERIOR llamado #FamBAM: Creando Puentes de Familia en la Distancia.

A través de actividades y programas, la Asunción nos hace sentir y saber que están con nosotros, que nos comprenden y que podemos contar con ellos. Nuestros orientadores y maestros nos hacen darnos cuenta de que nuestros padres no eligieron estar lejos de nosotros, sino que eligieron trabajar en el extranjero para nosotros, por amor. El programa provoca muchas reflexiones, constataciones y me ha hecho ver las cosas de otra manera.

He hecho nuevos amigos con los que sé que puedo hablar sobre cualquier tema, pero también comprendo más profundamente el amor de mi madre por mí y que ella hará cualquier cosa para hacerme feliz. Como dijo nuestra Fundadora, Santa María Eugenia: "El amor nunca dice basta". Esta es mi respuesta a la pregunta de por qué mamá optó por trabajar en el extranjero. Es tan sencillo, pero tardé mucho en procesarlo. Lo hizo por amor. Con esto en mente, puedo lidiar con la separación de la mujer a la que llamo mi mejor amiga. Me siento más a gusto sabiendo que hay toda una comunidad que me quiere tanto como mamá. Esto es lo que es la Asunción. No es solo una institución para el aprendizaje, sino también una comunidad. Una comunidad muy capaz de comprendernos y amarnos a todos y cada uno de nosotros, sin importar lo que estemos pasando. En pocas palabras, la Asunción de Iloilo es mi segundo hogar y no podría estar más agradecida de ser parte de esa comunidad ".

Sr. Aremar Grantos

Provincia de Asia-Pacífico

14.09.2020