local_offer Ser religiosa

El 10 de marzo, los jubileos y la profesión temporal de los 6 jóvenes

E eventViernes, 03 Abril 2020

Ver las foros de la celebración

Para nosotras, religiosas, laicos y amigos de la Asunción, la fecha del 10 de marzo es, un día especial por la solemne celebración de Santa María Eugenia, nuestra fundadora. En la provincia de Ruanda Chad, este año, la fiesta tuvo un matiz muy especial. Además de la celebración habitual, tuvimos la alegría de dar gracias a Dios con las hermanas Marya Dativa y Mariya Ludovika que celebraron el jubileo de sus 60 años de vida religiosa y los primeros votos de las 6 jóvenes, 4 de las cuales eran de la Provincia de Rwanda Chad: la hermana Claire, la hermana Emilienne Marie, la hermana Marie Beata, la hermana Yvonne Marie Eugénie, y otras 2, Evaline Raphael y Catherine de la Provincia de África del Este que hicieron su noviciado en Rwanda.

La comunidad de Kabuye nos acogió calurosamente desde el domingo 8 de marzo. Llegaron, los primeros toda la delegación de Kenia y Tanzania: la hermana Honoratha, provincial de la provincia de África del Este, con otras hermanas de su provincia, sacerdotes, padres y familiares de nuestras dos hermanas keniatas que iban a hacer su profesión. Su llegada y su presencia entre nosotras fue una gracia para toda la provincia. Nos dieron la oportunidad de vivir en una comunidad internacional, lo que hace que la fiesta sea aún más Asunción. Se escuchaban las diferentes lenguas, por todas partes, en las conversaciones y muy especialmente en la liturgia. A lo largo de su estancia, vivimos la interculturalidad (Kenia, Ruanda y Tanzania) en todos los ámbitos: la manera de celebrar y felicitar a las jóvenes hermanas y a las jubiladas, a través de las comidas, los regalos, los cantos, los bailes... Damos las gracias a la Hna. Honoratha y a la Provincia de África del Este que al enviar jóvenes al noviciado de Ruanda reforzó la colaboración entre las dos provincias y el enriquecimiento mutuo. En el noviciado, las canciones en swahili e inglés, se cantan regularmente, las comidas como Capati y Mukimu y tantos otras costumbres arraigados, dan testimonio de ello.

La comunidad del noviciado y las jóvenes en formación a todos los niveles, también llegaron muy pronto para los preparativos. Animaron la liturgia con gran creatividad y cuidando la inculturación especialmente a través de canciones en diferentes lenguas y símbolos. En su homilía el celebrante principal, el Padre Juan de Dios Uwamungu, representante del Arzobispo de Kigali, nos invitó a no tener miedo de dar a Aquel que nos dio todo, una palabra dirigida a todas las que se comprometían a seguir a Cristo y a los padres a los que se invitó a acompañar y animar en su vocación, a sus hijas. Dirigiéndose a las jóvenes que iban a hacer sus primeros votos: Al ver a las mayores, cómo celebran su jubileo de los 60 años de vida religiosa, debemos decirnos a nosotras mismas que aunque esta vida es exigente, merece la pena y es posible.

Después de la misa tuvimos espacio para compartir y convivir. También fue el momento de expresar, con palabras y gestos, la alegría de todos: las jóvenes que hicieron su profesión, nuestras hermanas jubiladas, los padres y la congregación representada por la hermana Illuminata y la hermana Honoratha, Superioras provinciales de nuestras dos provincias: Rwanda, Chad y África del Este, animaron este momento con canciones, poemas, juegos y bailes y continuaron incluso por la noche.

Damos gracias a Dios por esta alegría compartida en la provincia y en comunión con nuestras hermanas de África del Este. Gracias a todos por su apoyo, especialmente a través de la oración, que nos permitió vivir plenamente este evento.