local_offer JPICS

Rehabilitación comunitaria de niños con capacidades diferentes

R eventJueves, 22 Febrero 2024

Ver las fotos

"Más de mil millones de personas viven hoy en día en el mundo con una discapacidad. Las personas con discapacidad suelen tener peor salud, menos logros educativos, menos oportunidades económicas y mayores índices de pobreza que las personas sin discapacidad. Esto se debe en gran medida a la falta de servicios disponibles para ellos y a los numerosos obstáculos que encuentran en la sociedad en su vida cotidiana, más que debido a su discapacidad. La discapacidad no es sólo una cuestión de salud pública, sino también de derechos humanos y de desarrollo". Informe mundial sobre la discapacidad" Elaborado por la OMS y el Banco Mundial [14.12.2011]

Yo, Tessy Parappuram RA, inicié en el año 2000 un programa comunitario de rehabilitación de niños con capacidades diferentes en la comunidad de Harnaut, un pueblo del interior de la India. Como pionera en Harnaut, solía visitar a la gente en diferentes pueblos. Identificando a niños con capacidades diferentes, principalmente afectados por la poliomielitis. Estaban muy abandonados y se encontraban en condiciones patéticas, una especie de carga para los padres. Sentí la urgencia de hacer algo por ellos. Posteriormente, conocí la Fundación Lillian, que ayuda a los niños con capacidades diferentes. La mayoría de ellos necesitaban tratamiento quirúrgico para restaurar su deformidad. Me costó mucho esfuerzo y energía convencer a los padres de la necesidad de la cirugía. Los médicos fueron extremadamente nobles y cooperaron con el ritmo de los pacientes y sus familias.

El objetivo del programa de rehabilitación comunitario era:

- Lograr la máxima funcionalidad y adaptación de cada niño  y prepararle física, mental, social y vocacionalmente para una vida lo más completa posible compatible con sus diferentes capacidades.

- Permitir que la persona con capacidades diferentes, se convirtiera en un joven creativo, asertivo, amable y sociable y proporcionarle educación hasta la graduación,

- Proporcionar rehabilitación médica y social (por ejemplo, cirugía, triciclo, aparatos para las piernas, formación profesional, sastrería, máquina de coser, pequeñas tiendas como IGP, Programa de Generación de Ingresos etc.).

Los profesores, los padres, así como los expertos externos, tenían todos el mismo objetivo y trabajaban con compromiso.  Nuestra primera prioridad para estos niños era su desarrollo social y emocional. Los niños con problemas físicos suelen tener dificultades para relacionarse debido a sus limitaciones físicas. Pasar por cada etapa del desarrollo - social, emocional e intelectual, así como el desarrollo físico, es mucho más difícil para ellos, pero aún así es posible. Al tratarse de una empresa de base comunitaria, nos daba una mayor oportunidad de interactuar con las familias y las comunidades de forma regular.

Además, nuestro objetivo era incorporar a los niños con capacidades diferentes a la corriente principal de la sociedad. De este modo, serian competentes e iguales a los demás niños de la sociedad. Aunque estos niños tenían capacidades físicas limitadas, la mayoría eran dotados, inteligentes y capaces de estudiar bien y expresar sus talentos en diversas áreas de la vida. Este programa ha ayudado a varios niños y jóvenes proporcionándoles educación y rehabilitación médica y social.

A través de la educación ayudamos a los niños a tener confianza en sí mismos, valor y atrevimiento. Los apoyamos con mejores oportunidades para crecer y formar parte de la comunidad. Esto ayudaba al desarrollo total de la persona, es decir, físico, mental, social, espiritual, psicológico y económico. Permitirme narrar el proceso de rehabilitación, que fue extenso y agitado.

Proceso de rehabilitación: El proceso comenzó por convencer a los padres, contactar con los hospitales, las personas relacionadas, para una revisión médica que desembocara en la rehabilitación. Cerca de ocho  a diez niños a la vez iban juntos en tren al hospital que se llama, 'Hope Hospital' (Hospital de la Esperanza) Patna y 'Virayathan' en Rajgir para la cirugía y la ayuda médica. (). Era muy difícil llevar a estos niños en tren porque no podían caminar. Me quedaba con ellos siempre en la sala de cirugía el primer día de la operación, para que se animaran. Los padres y los niños estaban contentísimos. Debo admitir que el departamento de ferrocarriles también fue amable y cooperó para que el tren esperara hasta que todos los niños se subieran. Hay que destacar que más de 500 niños afectados por la poliomielitis fueron operados.  Todas las operaciones salieron bien y todos los niños que gateaban pudieron caminar. Les ayudamos a estudiar y a realizar actividades generadoras de ingresos. Muchos de ellos consiguieron un puesto de trabajo, se casaron y se asentaron bien en la vida.

Visita periódica a sus hogares y centros de estudio: Visitábamos regularmente el hogar de cada niño y sus centros de estudio.  El objetivo principal de nuestra visita era tener un contacto personal con los padres y los profesores.   Recibíamos información de los profesores sobre sus progresos en los estudios. Al visitar sus hogares, establecimos una buena relación con los padres y llegamos a conocer la situación de su familia. Esto, a su vez, nos ayudó a comprenderlos y a atender a los niños de forma constructiva y con el fin de promover su vida.

Concursos de canto, oratoria y recitación de poemas: Realizamos concursos de canto, pintura, recitación de poemas, pequeñas representaciones, concursos, etc. Estos concursos daban a los niños la oportunidad de sacar a relucir sus talentos ocultos. Participaron activamente en los concursos. Se distribuyeron premios a los ganadores y premios de consolación a todos los que participaron.

Día del Deporte: Con motivo del Día Internacional del Discapacitado (3 de diciembre) organizamos actividades deportivas para nuestros niños con capacidades diferentes. Todos participaban con entusiasmo. Nos encantaba ser testigos de su alegría, energía y vida.

El primer sábado de cada mes se organizaba una reunión mensual en la que participaban todos los niños. Era una noble oportunidad para que los niños se reunieran con sus compañeros y compartieran sus estudios. Durante esta reunión se daba una sesión de información basada en la salud, la protección del medio ambiente, las enfermedades transmisibles y su prevención, el VIH/SIDA, la higiene personal y medioambiental, las diferentes enfermedades, sus causas y su prevención y la importancia de la educación. Todas estas sesiones se impartían en Power Point, proyecciones de películas, narraciones de cuentos y respuestas a preguntas o mediante un método de debate. En función de las necesidades, se les ofrecía ayuda económica para sus estudios, como por ejemplo: becas de matrícula, becas de inscripción en la universidad, libros de texto, libros fotocopiados, gastos médicos y ropa.  Además, se les prestaba atención personalizada.

 Viaje de estudios: Todos los años se les llevaba de viaje de estudios a diferentes lugares como el zoológico, la ciudad de la ciencia y el museo de Patna, Budhgaya, Pavapuri y Rajgir. Esto les ayudaba a explorar nuevas realidades y hechos interesantes que les beneficiaban en sus estudios. Lo que aprendían en clase lo percibían de forma concreta y con sentido práctico. Al volver del viaje de estudios se les pedía a cada uno que presentara un informe escrito sobre su experiencia para que se animara a aprender más. Estaban encantados porque veían cosas que, de otro modo, nunca habrían visto en su vida.

Proporcionamos educación hasta la graduación, rehabilitación médica y social.  Después de la intervención quirúrgica, proporcionamos triciclos, aparatos para andar, formación profesional, sastrería junto con una máquina de coser, y pequeñas tiendas para el Programa de Generación de Ingresos [IGP]. Visitamos regularmente sus hogares y las instituciones en las que estudiaban. Seguíamos manteniendo un estrecho contacto con sus padres, les animábamos, les apoyábamos y les proporcionábamos los conocimientos necesarios. El éxito de esta misión fue que la mayoría de ellos continuaron su educación y con los programas de generación de ingresos como: papelerías, formación en informática, zapatería, tienda de té, trabajo en centros de llamadas de teléfono, enseñanza en escuelas privadas, son autosuficientes, aunque no totalmente, pero contribuyen a los ingresos familiares. Esto mejoró su poder de decisión, su estatus en la vida y caminan con dignidad en la sociedad.         

Cuando pienso en mis cuarenta y dos años de vida misionera en Bihar con las personas más pobres y marginadas, el momento más feliz fue el tiempo que pasé con las personas con capacidades diferentes. Me dio mucha alegría y satisfacción cuando se rehabilitaron y contribuyeron al crecimiento de la sociedad.  La alegría de estos niños que antes se arrastraban por el suelo y ahora podían ponerse de pie por primera vez en su vida, me impregnó de la experiencia del ministerio de curación de Jesús. El primer niño operado me dijo: "Hermana, ni siquiera mis padres me han querido como tú me quieres".                                                                                                                                                                       

                                                                                                              Hna. Tessy Parappuram RA, Harnaut, Bihar