local_offer Educación

RELEYENDO EN DISCERNIMIENTO NUESTRA MISIÓN EDUCATIVA A LO LARGO DE ESTE TIEMPO DE CONFINAMIENTO

R eventMiércoles, 14 Abril 2021

Original español

Ver las fotos

Lo habitual es que los equipos directivos de la Asunción en España finalicemos el curso con un encuentro en Olivos, unos 2-3 días para formarnos juntos, planificar las prioridades de la educación en la provincia, convivir y celebrar.

Era de esperar que este año fuera diferente. Tras el confinamiento de todo el país desde mitad de marzo y, con ello, la suspensión de las clases presenciales, todos tuvimos que seguir con nuestra tarea docente hasta final de curso desde casa. Los equipos directivos hemos mantenido nuestras funciones con el resto del profesorado, alumnos y familias, pero también las reuniones, acuerdos, decisiones… al frente de los colegios.

Por eso, no fue una sorpresa que los días 2 y 3 de julio el equipo de titularidad nos convocara a un encuentro online. Nos conectamos algo más de 80 personas: el Consejo Provincial, el Equipo de Titularidad, el Economato Provincial y los miembros de los equipos directivos de los nueve colegios de la provincia. La formación, planificación, convivencia y celebración habituales otros años, las vivimos de otra manera, pero no dejaron de estar presentes.

La apertura general de Cecilia Manrique nos recordaba la importancia de nuestro proyecto educativo al servicio de todos para el crecimiento personal, para la transformación de nuestra sociedad según los valores del Evangelio.

Uno de los objetivos del primer día fue releer y reflexionar lo que ha supuesto para la práctica de nuestra educación el confinamiento y la enseñanza en casa. Recordamos que, en los documentos del Capítulo General, acogiendo las llamadas del texto de Manila, se nos invita a vivir en discernimiento. Estamos llamados a permitir que el amor, la compasión, la alegría y el servicio fluyan hacia el mundo, y que la realidad del mundo y de la humanidad entren en el interior de nuestros corazones y nos transformen.

En suma, la educación no presencial ha supuesto un gran aprendizaje (vulnerabilidad de las personas, viaje al interior de cada uno, posibilidad de redescubrir el valor de la familia, apuesta por nuevas tecnologías, capacidad de adaptación, trabajo en equipo, reflexión sobre el valor que damos a la naturaleza, a las personas mayores, acompañamiento a nuestros alumnos, compañeros, familias…, lectura creyente) que queremos que otros también puedan releer y descubrir en sus vidas (tenemos que dar un nuevo valor a lo ético, al aprender a aprender, a la honradez ante el estudio y exámenes, a tener una mirada positiva sobre el mundo y la vida, a poner en valor el compromiso, a cuidar la serenidad y la calma…). El proyecto educativo de la Asunción, la educación transformadora, nos invita a hacer un mundo más amable pero también a transformar nuestras vidas para hacerlas más felices y solidarias.

El proceso de desescalada ha dejado ver actitudes y valores esenciales en nuestra misión en el equipo directivo. Un elemento fundamental ha sido recordar que todos tenemos una misión en esta tierra. Por eso, ¡qué importante es descubrir, reconocer, el papel especial que cada uno de los cargos desempeña dentro del equipo directivo! Tenemos que buscar en qué Dios puede servirse de nosotros para la difusión y realización de su Evangelio. Los directores han liderado la situación a pesar de la incertidumbre que rodeaba; los administradores han ayudado a crear comunión, paz y tranquilidad; los coordinadores de pastoral han invitado a poner en manos de Dios la vida, a confiar en él, a pesar de las dificultades personales que se han vivido… La síntesis de nuestra puesta en común reveló que hemos descubierto cinco elementos esenciales en nuestra misión de equipo directivo: actitud de valentía, coraje y humildad, capacidad de decisión sin perder la calma, liderazgo compartido pero con autonomía, disponibilidad y acompañamiento, lectura creyente de lo que acontece.

La Misión Compartida (MC), otra de las líneas fuerza de nuestros proyectos en los últimos años, es prioritaria y los equipos directivos tienen que ser líderes para transmitir y contagiar al resto del personal de cada centro. Sólo se ama lo que se conoce y el espacio de MC es un lugar privilegiado para conocer el carisma y la misión de las religiosas de la Asunción.

Nuestra reflexión en clave de discernimiento nos ha llevado también a ver necesidades de mejora a nivel afectivo, social, intelectual y espiritual. La mejora de la comunicación y las nuevas tecnologías, así como la escucha y el acompañamiento, son puntos fundamentales para continuar trabajando con alumnos, familias y personal del colegio.

La segunda jornada contribuyó a profundizar en el proyecto de pastoral de la provincia. Queremos que el curso que viene sea un año para dedicar al Espíritu (¡qué bien nos viene en esta actitud vital de discernimiento!) y para ahondar en los modelos de santidad. El lema elegido “tú lo haces posible” nos orienta para tener una mirada positiva en la realización de las cosas, a facilitar, pero también a confiar en Quien puede hacer lo posible (y lo imposible). Cada colegio recibió, virtualmente, los dones y frutos del Espíritu. El Equipo Directivo es el transmisor de este soplo que llega a cada Centro.

Con ello, también una llamada especial a seguir cuidando la normativa laboral. En el último año ha habido cambios sociales que afectan también a lo laboral (regulación del teletrabajo, vulnerabilidad por motivos de salud, situaciones de desempleo, pago de las salidas con pernocta…). No deja de ser una prioridad en los Colegios de la Asunción la apuesta por los derechos de las personas, la dignidad salarial, la equidad y justicia en contrataciones, y con ello, la selección del personal al servicio del proyecto y la necesidad de formación continua.

El final de los encuentros de Equipos Directivos es siempre un envío. Cada equipo y cada persona se llena con la reflexión conjunta, el compartir con los otros. Hay un enriquecimiento mutuo porque los dones puestos al servicio siempre multiplican, por eso el siguiente paso es transmitir a cada Centro todo lo aprendido. En la Asunción somos afortunados y si hay algo que todos reconocemos tras estos meses inusuales es el agradecimiento por poder ayudarnos al compartir nuestras debilidades, pero también nuestras fortalezas, nuestras dudas y bloqueos, pero también nuestras buenas prácticas.

Nos despedimos con la certeza de que a lo largo de estos meses hemos podido experimentar que “nunca mano más amorosa , ni más sabia, puede guiar nuestro camino” (Santa Mª Eugenia de Jesús).