local_offer Religiosas

Al encuentro de nuestros hermanos desplazados

A eventLunes, 27 Mayo 2024

La situación de seguridad en el norte de Burkina Faso, debida a la presencia de los yihadistas, ha llevado a muchas familias al exilio. Varios miles de mujeres, hombres y niños en búsqueda de refugio en nuestra diócesis de Koudougou. Hay que señalar que la Iglesia ha tomado esta preocupante situación en sus propias manos. Así, durante su visita a Koudougou, nuestra provincial, Sor Virginie, quiso poner el dedo en la llaga de esta realidad y comparte su experiencia con nosotros.                   

Madeleine RA- Provincia de África Occidental

 

Al encuentro de nuestros hermanos desplazados internos en Burkina Faso

Durante mi estancia en Koudougou, la hermana Anne Marie Lucienne y yo fuimos a reunirnos con un grupo de desplazados en Ividie, en la comuna de Zawara, Provincia de Sanguié. Esta localidad forma parte de la diócesis de Koudougou.

Según la información recibida del Padre Norbert ZONGO, encargado de los migrantes, habría más de 25.000 personas desplazadas en el territorio de la diócesis. El grupo con el que nos encontramos, llegó de los alrededores de DJIBO, instalándose en casas improvisadas hechas de bolsas de plástico. Para pedir hospitalidad en Ividé, centro oeste del país, hay que ir a el norte de Burkina Allí son exclusivamente musulmanes, agricultores y pastores. Gracias a la generosidad del jefe de IVIDIE que cedió su campo, y gracias a la sensibilidad del párroco de esta localidad, estos refugiados pudieron compartirlo y se han construido algunas casas de barro.  En esta época de lluvias, el interior de estas casas improvisadas es literalmente barro!!! Este grupo de personas desplazadas está formado principalmente por mujeres y niños.

 Esta visita es una concreción del deseo de vivir desde mi actual misión la salida a las periferias de nuestro pueblo. Para mí es cuestión de dejarme tocar por esta realidad al verla, oírla y tocarla. De hecho, mis ojos han visto, mis oídos han oído y he tocado. Sí, nuestra presencia fue un consuelo, una escucha de la angustia de la gente que lo ha perdido todo, el ganado, las cosechas, que todos estos niños, que su hermano con su esposa han acogido. Sí, he visto y conocido gente digna en la angustia y viviendo a su medida la hospitalidad.   Gracias a "Construyendo Futuro" y a los amigos de la hermana Magdalena Castro, pudimos compartir algo de comida, ropa, productos de limpieza y material escolar.

Mi corazón está lleno de agradecimiento por esta experiencia que ha sido posible gracias a la colaboración y la solidaridad.

Hna. Virginie Kanyala, Provincial AO