local_offer JPICS

¿Alguna vez has oído hablar del "monopolio del agua"?

eventDomingo, 14 Agosto 2022

POCOS NOS DAMOS CUENTA DE LOS INTERESES ECONÓMICOS. LAS TRANSGRESIONES Y LAS GUERRAS DETRÁS DE LOS BIENES QUE CONSUMIMOS CADA DÍA. EL AGUA ES UNO DE ELLOS: ROBADA, ESCONDIDA, DISPUTADA. 

No es sólo el acaparamiento de tierras, (hurtarr tierras) una de las nuevas caras del colonialismo, el robo de tierras, lo que está engullendo, especialmente, al continente africano. Con el deseo neoliberal de poseer recursos naturales, el agua también se ha convertido en objeto de enfrentamientos comerciales, de tensiones sociales y de guerras internacionales. Mientras, el "oro azul" se convierte en un bien muy preciado. Recordemos que el agua para el consumo humano no es cualquier agua, sino agua dulce, que en el planeta azul supone el 2,5%, y en la práctica sólo 0,5% es utilizable; el resto es hielo en los casquetes polares... ¿Por cuánto tiempo?

Para el 2030, una de cada dos personas en el mundo vivirá en zonas de alto estrés hídrico.

La geopolítica del "acaparamiento del agua" afecta a grandes regiones del planeta: Oriente Medio, América Latina, África, Asia y Australia. Mil millones de personas en el mundo no tienen acceso al agua potable, mientras que el 70% de la superficie terrestre del mundo está ahora amenazada por la desertificación.

"Monopolio del agua": situaciones en las que actores poderosos son capaces de controlar los recursos hídricos, quitándoselos a comunidades locales o a naciones enteras. Zonas ecuatoriales, grandes cuencas fluviales de Asia, Oriente Medio, el Mediterráneo, zonas desérticas de América del Norte y Australia. Todo el planeta está involucrado. La Tierra se está sobrecalentando, los hombres aumentan, el consumo se incrementa. Como resultado, el agua disminuye: de ser un bien común pasa a ser una mercancía y nos llega, además, embotellada; de ser un símbolo de comunión entre los pueblos pasa a ser objeto de discordia: hasta la fecha hay 507 casos de tensión por el uso del agua que no se han resuelto mediante la negociación.

Pero, si las causas de la escasez de agua son múltiples: el cambio climático, el aumento del consumo de agua, el gran uso de la misma, la privatización, la competencia con otros sectores, la mala infraestructura, la brutal industrialización, ... la consecuencia es sólo una, los conflictos, las guerras por el agua, las guerras y los conflictos que se libran por el agua o por la falta de ella.

Los conflictos más importantes: entre India y China entorno al río Brahmaputra, entre la Autoridad Palestina y el gobierno israelí, entre Israel y el Líbano... y otros más.

En 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas, tomó la resolución de que el acceso al agua es un derecho humano básico, pero sirvió de muy poco. "Incluso hoy en día, este derecho, sancionado por el Papa Francisco en la encíclica ‘Laudato Si' de 2015, no fue realmente protegido por los Estados Miembros".

La mano avariciosa del monopolio del agua puede verse en la producción de electricidad, que priva el agua de los usos civiles, como lo demuestran los recientes cortes de energía en California. En Kusile (Sudáfrica), la central eléctrica de carbón utiliza 71 millones de litros de agua al día. Los efectos se multiplican en los lugares donde se han construído enormes presas: La de las Tres Gargantas de China en el río Yangtsé, en la provincia de Hubei, ha provocado el éxodo de 1,2 millones de personas; las de Etiopía y el Sudán han roto el equilibrio geográfico y social. No se pagó ninguna compensación económica...

Dos periodistas italianos, Emmanuel Bompan y Marirosa Lannelli, que ya habían publicado un Atlas del Agua, https://www.lifegate.com/people/news/water-grabbing-atlas, a través de numerosos viajes a diferentes partes del mundo, han documentado este problema con historias, cifras y una encuesta, mostrando las consecuencias concretas para la población, especialmente para los más débiles y marginados. Mediante investigaciones de campo, han recogido y publicado problemas que en muchos casos adquieren una grave inquietud: desde las consecuencias de la fractura en Pensilvania hasta la guerra de las presas en el río Mekong, desde la "mezcla mortal" que hará de Bangladesh, que rebosa de agua dulce, el principal exportador de refugiados ambientales, desde Palestina hasta Swazilandia y el Brasil, con los efectos de los monocultivos con la posibilidad de que los pobres tengan agua para vivir.

Agua de lujo directamente de las islas hawaianas. Con el KONA NIGARI se puede probar el primer agua desalinizada tomada del fondo del Océano Pacífico. ¿El costo? 402 dólares por 750 ml.

"Una gran escasez de agua aumentará el costo de los alimentos, así como el costo de diversos productos que dependen de su uso. Algunos estudios han advertido de la posibilidad de una grave escasez de agua en unos pocos decenios, si no se toman medidas urgentes. Los impactos ambientales podrían afectar a millones de personas en el mundo. Laudato Sí. nº 31

 

Anna Pagani r.a.