local_offer Religiosas

Eco de las bodas de oro de la presencia de las Religiosas de la Asunción en Benín

E eventViernes, 18 Junio 2021

Ver todas las fotos aquí

 

 

Sr Marie-Madeleine AGONOU RA

16 de mayo de 1976 - 16 de mayo de 2020, hace 50 años, las Religiosas de la Asunción llegaron a Dahomey, actual Benín. A causa de la pandemia del Covid-19, la celebración no se puedo celebrar el año pasado.

Este año, nuestras hermanas han querido celebrar la efeméride porque no dar las gracias es un signo de ingratitud. En efecto, el sábado 8 de mayo de 2021, la parroquia del Buen Pastor de Abomey se encontraba abarrotada de gente como en las grandes fiestas.  La celebración de estas bodas de oro de la presencia de la Asunción fue presidida por el Obispo de la Diócesis, monseñor Eugène Cyrille HOUNDEKON, rodeado de una veintena de sacerdotes, entre ellos el párroco, Philippe DEGUENON, y su vicario, Adolphe MAWUTON, con la presencia de numerosos fieles, entre ellos los Amigos de Abomey y los que habían venido del Togo (Notsé y Sokodé) para vivir juntos esta acción de gracias con la Asunción.

Hace más de 50 años, el obispo Lucien Agboka, por su solicitud pastoral, invitó a las Hermanas de la Asunción a abrir una comunidad en su diócesis para cuidar a los enfermos, especialmente los niños. Esta fundación se hizo efectiva el 16 de mayo de 1976 con la llegada de las primeras hermanas. Al comienzo de la Eucaristía, el coro Fon, en una lengua local, cantó la historia de esta llegada. En su homilía, el Obispo rindió un vibrante homenaje a toda la Congregación: "Ha llegado el momento de expresar nuestra gratitud al Padre Infinito del cielo, pues la presencia de las Religiosas de la Asunción ha enriquecido nuestra vida de oración y nuestra conciencia de una misión que debe proseguir. Aplaudimos el inmenso trabajo de las hermanas; las animamos a continuar la misión con los Campamentos Bíblicos para que los niños adquieran el gusto por la Palabra de Dios...".

Fue una celebración alegre y tranquila para gloria de Dios. Después de la Eucaristía, una comida fraternal nos reunió a todos; el Obispo ofreció una tarta y champán a las hermanas y a sus amigos. "Es Dios quien dirige todas las cosas, y nunca una mano más amorosa o más sabia podría dirigir nuestros destinos" ¡Buena continuación a nuestras hermanas de Abomey para que el Reino de Cristo venga a nosotros y a nuestro entorno!

Hna. Marie-Madeleine AGONOU RA