local_offer Educación local_offer #Assumpta

Educación en África Central

E eventMartes, 05 Julio 2022

La región de África Central está formada por dos países: Camerún y la RDC. En nuestros dos países hay un colegio. El artículo sobre la educación es el resultado de experiencias educativas para ir a las periferias con los alumnos.

 "¿Cómo educar a los alumnos para que vayan a las periferias? ¿O qué experiencias educativas se han puesto en marcha para llegar a las periferias con los alumnos?”

La indiferencia en la que vive el hombre, el ser humano de hoy, desafía a todos aquellos que tienen la responsabilidad de controlar y educar a los niños que la Iglesia les ha confiado.  Así, a menudo observamos que hay un abismo entre el colegio, constituido por niños acomodados, y la periferia, en cambio por los desfavorecidos, los desheredados y los excluidos. Y la pregunta: "¿Cómo educamos a nuestros alumnos para que vayan a las periferias? ¿O qué experiencias educativas se han puesto en marcha para llegar a las periferias con ellos? Estas cuestiones, lejos de mermar nuestro espíritu pedagógico, nos interpelan en relación con nuestro modo de concienciar a estos alumnos sensibles que el Señor pone en nuestras pobres manos para que se transformen de manera positiva e integral con vistas a constituir a su vez la cadena de transformación y desarrollo de toda la humanidad.

Así, los educamos en general y especialmente a través de la Formación Humana y Religiosa (FHR) para que sean sensibles a todas las necesidades (dificultades/preocupaciones) de su entorno.  Queremos apartar a nuestros alumnos de la cultura de la indiferencia. Que el espíritu de solidaridad y generosidad sea su leitmotiv. En otras palabras, ¿cómo se puede trabajar para formar a los jóvenes obreros que trabajarán mañana en el campo del Señor para dar de nuevo esperanza a todos los que sufren a su alrededor? ¿Y quiénes tienen la posibilidad de acceder a la luz del Evangelio?

De hecho, el estímulo de generosidad y solidaridad ha caracterizado a muchos de nuestros alumnos de Colegio Polivalente de la Asunción (CPA) de Bafoussam (Camerún) desde hace varios años. Queremos presentar como prueba a un alumno de 3º de ESO de una familia desfavorecida que se benefició de la ayuda espontánea y voluntaria de sus compañeros y de la comunidad educativa durante su operación. Hoy, el pequeño Martin está decidido a continuar sus estudios hasta el final, con buena salud en el CPA.  Lo mismo ocurre con otro alumno de 2º de Bachillerato que, desde tercero de ESO, realiza pequeños trabajos remunerados durante las vacaciones en la escuela para pagarse los estudios.  Ya este año, los alumnos de Bachillerato apoyaron a su compañero que, por falta de medios económicos, no había podido elaborar y enviar su expediente al examen oficial.  En nuestra institución, algunos casos sociales son acogidos y ayudados por las Religiosas de la Asunción para que puedan beneficiarse gratuitamente de la enseñanza como todos los demás alumnos sin discriminación.  La cálida acogida de algunos estudiantes desplazados internos tras la guerra en las regiones del noroeste y suroeste de Camerún es otro ejemplo. También en el marco de las visitas a empresas que realizan nuestros alumnos de Formación Profesional durante su etapa práctica; salen de los talleres y laboratorios del CPA para ver lo que ocurre en otros lugares de su entorno.

La rama Formación Profesional (ciencia y tecnología de la salud y trabajo social) además de los hospitales y centros de salud, también visitan centros para discapacitados visuales y auditivos como el CISPAM (Centro de Integración Escolar-Profesional para ciegos y para los sin derechos) para conocer la realidad de esta categoría de estudiantes y poder ayudarles mejor compartiendo sus sufrimientos.

Aquí también la caridad y la generosidad están a la orden del día, ya que durante estas visitas cada alumno aporta una donación en especie (jabón, arroz, frijoles, ropa y mucho más).

La rama Formación Profesional (ciencias y técnicas biológicas y médicas) visita los centros donde hay laboratorios para mejorar sus habilidades. Durante las jornadas de puertas abiertas, nuestros estudiantes realizan exámenes a precios bajos para que los que no puedan acceder a ellos.  Además, hay otros parámetros que se toman de forma gratuita.

He aquí una experiencia excelente de la República Democrática del Congo (Lycée Mpiko)

La experiencia que se realizó fue dónde ir a las periferias con nuestros alumnos.

Desde septiembre de 2018, hemos puesto en marcha varios grupos de vida en el colegio, llamados "Amigos de los pobres", que funcionan muy bien, mejor que todos los demás, porque los alumnos y los profesores que los guían están muy pendientes de la causa de los más pequeños.  En su proyecto anual, tienen que realizar varias acciones, en particular: visitar a los enfermos de un hospital popular gestionado por una Congregación diocesana, que acoge a los pobres: San José; visitar un orfanato y un centro de acogida gestionado por las Hermanas de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta, que acoge a los sin techo, a los niños con enfermedades mentales y a los ancianos abandonados, en definitiva, a todas las personas rechazadas por la sociedad.

¿Cómo funciona este grupo?

Todos los miércoles, después de las clases, se reúnen para reflexionar, planificar y evaluar sus acciones. Piensan cómo recaudar los fondos necesarios para repartirlos entre los más necesitados. Los alumnos contribuyen compartiendo su dinero de bolsillo, no llevan el desayuno o la merienda y así la compran en el mercadillo de la escuela (un grupo de señoras vienen a vender comida a los alumnos). También piden a los compañeros de la escuela que participen en sus acciones compartiendo un poco.

En cuanto reúnen lo que necesitan, compran comida para compartirla en uno de los lugares antes mencionados. Los estudiantes regresan transformados, el contacto con las periferias reales les muestra que hay una parte de sus hermanos y de sus hermanas en la humanidad que sufren porque son y las necesitan. Descubren la necesidad para aliviar la miseria del otro de alguna manera. Algunos estudiantes sensibles lloran al ver el sufrimiento de las personas visitadas. La relectura después de las visitas les ayuda mucho a encontrar el equilibrio, a arreglar las cosas y a recuperar el valor para empezar de nuevo en otro momento.  Son todos adolescentes.

Durante el curso escolar, debido a la pandemia de coronavirus, hemos suspendido todas las actividades extraescolares que, sin embargo, fueron beneficiosas para nuestros alumnos.

En resumen, nuestras experiencias son legión y sólo hemos expuesto algunas de ellas.  Muestran que la sensibilización llevada a cabo en el marco de la Educación Humana y Religiosa está dando buenos resultados.

Por último, tenemos grandes esperanzas en un panorama bastante prometedor para el futuro. Por ejemplo, en el marco de los "jóvenes asuncionistas", podríamos crear granjas agrícolas en las que personas necesitadas pero ambiciosas pudieran realizar pequeñas tareas remuneradas, cuyos ingresos les permitirían educarse, formarse y estudiar para ser útiles a sí mismos y a la sociedad.

Así, nuestros alumnos, tanto en Kinshasa como en Bafoussam, se convertirán en árboles que producirán mejores frutos, porque plantados en terrenos fértiles que son la fe en Dios, el amor al prójimo y la solidaridad auténtica, está bien pensado. Sin embargo, nunca hay que perder de vista que en nuestro entorno hay personas que se hacen las necesitadas con la intención de mendigar.  De ahí la importancia de escuchar y de conocer la realidad para prestar una asistencia verdaderamente objetiva.

A estas experiencias en Camerún, añadamos las de nuestros hermanos y hermanas de la República Democrática del Congo. De hecho, en el Colegio Mpiko de Kinshasa, aunque nuestras realidades no son totalmente idénticas, tenemos casi las mismas experiencias y compartimos sentimientos similares (alumnos y educadores). En cuanto a la visión global de las periferias en nuestros respectivos entornos.

 

Por tanto, nuestros objetivos y nuestras aspiraciones profundas tienden a un punto común: "poner al hombre de pie" (M.E)

Sor Delphine Grace

Referente para África Central

Educación transformadora