local_offer JPICS

¡ES TIEMPO DE ALEGRARSE!

eventViernes, 30 Octubre 2020

“ALEGRÉMONOS PORQUE, EN SU AMOR, EL CREADOR APOYA NUESTROS HUMILDES ESFUERZOS POR LA TIERRA. ESTA ES TAMBIÉN LA CASA DE DIOS, DONDE SU PALABRA «SE HIZO CARNE Y HABITÓ ENTRE NOSOTROS» (Jn. 1,14), EL LUGAR DONDE LA EFUSIÓN DEL ESPÍRITU SANTO SE RENUEVA CONSTANTEMENTE.” Mensaje Jornada Mundial de Oración  por el Cuidado de la Creación 2020  No 5 “Un tiempo para alegrarse”. Papa Francisco

 

Original: Español

¡Es tiempo de alegrarse!

Porque la alegría es pascual,

brota de la contemplación del sepulcro vacío,

de la certeza del triunfo final de la VIDA frente a los proyectos de dominación y muerte. 

 

¡Es tiempo de alegrarse!

Porque nuestra esperanza es inagotable y activa,

se forja en la participación humilde y comprometida

con la obra creadora de Dios;

en el trabajo de reconstrucción de nuestra casa común.

 

¡Es tiempo de alegrarse!

Viviendo una entrega radical a Dios

y a la búsqueda constante de su gloria,

ofreciendo todos nuestros dones 

para la edificación de una comunidad verdaderamente humana,

justa, pacífica, solidaria,

desde un estilo de vida sobrio y sostenible.

 

¡Es tiempo de alegrarse!

Porque queremos vivir desde el desprendimiento gozoso

y mirar la historia “según Dios”, según su amor,

mirada contemplativa que nos lleva a mirarnos como hermanos y hermanas,

que nos lleva a una profunda sororidad y fraternidad con la creación,

a la delicadeza de cuidar y respetar todo cuanto tiene vida.

 

¡Es tiempo de alegrarse!

Porque el proyecto de Dios

es libertad para los oprimidos y oprimidas,

y unidos como una sola familia, podemos ser signo de la presencia de Jesús,

Dios encarnado en nuestra Historia, Dios liberador.

 

¡Es tiempo de alegrarse!

Con la fuerza recreadora de su Espíritu,

podemos colaborar para hacer de esta tierra

un lugar en donde no haya más gritos de dolor y sufrimiento,

podemos hacer de esta tierra un lugar de gloria para Dios.  

¡Es tiempo de alegrarse!

 

Alicia Privado r.a.

JPICS Provincia América Central-Cuba