local_offer Religiosas

La alegría de la fidelidad de Dios en el mundo actual

L eventSábado, 22 Enero 2022

"Él permanece fiel, porque negarse a sí mismo no puede" 2 Tim 2,13

Este año la Provincia de Ruanda-Chad celebró con gran alegría la fidelidad de Dios en la vida de dos de nuestras hermanas: la hermana Marie Jeanne que celebró el jubileo de 25 años de vida religiosa el 30 de octubre de 2021 en Atrone 2 en el Chad y la hermana Césarie Marie que acaba de celebrar su jubileo de 50 años de vida religiosa el 4 de noviembre de 2021 en Kabuga en Ruanda.

La celebración de estos jubileos fue un momento de acción de gracias por el sí de nuestras hermanas a la llamada de Dios y por la fidelidad de Dios en sus vidas.  La fidelidad de Dios que no mira nuestra miseria, sino que la toma para transformarla en gracia como dicen las palabras del Evangelio elegidas por Sor Marie Jeanne: "No me elegisteis vosotros a mí, fui yo quien os elegí a vosotros". Jn 15,16. También fue un momento para recordar las bendiciones de Dios desde la infancia de nuestras hermanas hasta hoy; la gracia de Dios que les ha permitido responder a su amor con su Sí definitivo a su voluntad, como indican las palabras elegidas por la hermana Césarie Marie: "Sí Padre, mi vida en tus manos".

Esta celebración se vivió en tres momentos importantes. En primer lugar: La vigilia de oración con las hermanas en nuestras capillas. La vigilia se hizo al estilo Asunción con el canto de salmos, himnos y un momento de convivencia donde nuestras hermanas jubilares dieron gracias a Dios por su fidelidad.  Seguimos dando gracias a Dios por el don de nuestras hermanas a la Congregación, por su testimonio de vida entregada a Dios por el Reino y por su perseverancia en los momentos difíciles de la vida de la Provincia y de la historia de nuestros pueblos.

El segundo momento fue la Misa con todos los cercanos a la comunidad, los familiares de nuestras hermanas y nuestros amigos de la Iglesia local. En Atrone 2, en su homilía, el celebrante, el padre Yves, sj., aprovechó para explicar qué es la vocación a la vida religiosa y los tres votos de castidad, pobreza y obediencia. Presentó la estrecha relación entre ellos y cómo ayudan a las personas consagradas a vivir según la voluntad de Dios y a responder fielmente a su vocación específica. En Kabuga el celebrante principal fue el Padre François de la Sociedad del Apostolado Católico (Padre Pallotin). Su homilía se centró fundamentalmente en el amor, refiriéndose al Evangelio de San Juan 15, 7-14. Explicó como el amor de Dios fue el que inspiró a la hermana Césarie a amar a Dios, a responder a su llamada y a seguirle. Nos invitó a todos y especialmente a la hermana Césarie a permanecer en este amor hasta el final de su vida. Después de la homilía, nuestras hermanas renovaron sus votos ante la asamblea en manos de las Hermanas Superioras en representación de la Superiora General.

El tercer momento fue el un compartir: una comida fraternal. Después de la Misa nos reunimos con nuestros amigos, colaboradores y familiares para compartir una comida en la que nunca faltan los discursos, los bailes, los poemas y la entrega de regalos.  Fue un momento de gran alegría, de gratitud por los frutos que nuestras hermanas han dado a la Iglesia, a la Congregación y al mundo, un momento verdaderamente de convivencia.

Las celebraciones terminaron por la noche, nos queda la alegría y el amor de Dios y seguimos maravillados por el testimonio de la Fidelidad de Dios que acompañó a nuestras hermanas Marie Jeanne y Sor Césarie Marie y que nos acompaña a cada uno de nosotros en nuestra vida cotidiana.

 

Para ver las fotos, hacer clic aquí