local_offer Espiritualidad

Meditación del evangelio según san lucas 24, 13-35

M eventViernes, 05 Marzo 2021

Meditación del evangelio según san lucas 24, 13-35

En el contexto de la pandemia del covid-19

La abrumadora situación de la pandemia del Covid-19 parece que hace sonar campanas de muerte de nuestra era actual, ya que afecta a nuestro mundo socioeconómico, político, cultural e incluso religioso en su conjunto. Sin embargo, a pesar de desesperaciones y tristezas, se nos invita a continuar nuestro éxodo juntos. A este respecto, el episodio de los discípulos en el camino de Emaús, en el Evangelio según San Lucas 24,13-35, me ha iluminado particularmente y me gustaría compartirlo aquí con vosotros. Para ello, procederemos primero a una lectura de los signos de los tiempos para reconocer la Presencia y la Voluntad de Dios. Después, trataremos de ir al encuentro de este Desconocido que no es otro que el propio Jesús. Veremos, además, cómo se produce la misteriosa Revelación de Cristo Resucitado. Y, en conclusión, querríamos dar un testimonio de esperanza y de la alegría de la Resurrección ante esta terrible situación de la pandemia Covid-19.

Leer los signos de los tiempos para reconocer la presencia y la voluntad de Dios

En primer lugar, este episodio de los discípulos en el camino de Emaús, que tuvo lugar el mismo día de la Resurrección, refleja nuestra situación actual. San Lucas nos dice que "El mismo día [de la Resurrección], dos de ellos iban a una aldea llamada Emaús... y hablaban entre ellos de todos estos acontecimientos" (Lc 24, 13-14). Por un lado, según mi lectura personal, este "pueblo llamado Emaús" del que habla Lucas es, en nuestro contexto actual, el lugar donde vivimos. Por otro lado, "estos acontecimientos" se refieren a los trastornos perturbadores de la pandemia Covid-19 que los medios de comunicación transmiten diariamente. Y cuando Lucas especifica que los discípulos del camino de Emaús eran dos (Lc 24,13), y que "uno de ellos se llamaba Cleofás" (Lc 24:18) mientras que el otro permanecía en el anonimato, nos invita a valorar la dimensión comunitaria de nuestra existencia, más que nuestra identidad y valor individual. En el contexto actual de la pandemia del Covid19, la emergencia sanitaria y el clamor de los pueblos vulnerables y muy afectados nos presentan el desafío de valorar la vida y de mirar de manera nueva tanto a los demás como a los problemas que encontramos en nuestras vidas. Esta situación exige, entre otras cosas, solidaridad y comunión fraterna, aunque el confinamiento nos obligue a replegarnos en nosotros mismos. Nos vemos obligados a compartir sinceramente lo que nos habita y a liberarnos después de nuestras angustias y desolaciones. Compartir nos permite reconfortarnos y reavivar nuestra esperanza. En este nivel, la tecnología moderna facilita la comunicación, el intercambio, la comunión, el apoyo mutuo y la apertura a los demás. También nos ayuda a superar este momento difícil y a amar nuestro tiempo como dice la Madre María Eugenia. Por lo tanto, se nos invita a mirar cristianamente nuestra vida y nuestro tiempo interpretando los signos de los tiempos.

Encuentro seguro con este desconocido que no es otro que el propio Jesús

Durante el encuentro con este hombre desconocido que se acerca y camina con ellos, los dos discípulos se detienen y comparten con Él lo que estaba sucediendo tanto en la ciudad como en sus corazones (cf. Lc 24, 17-24). En la situación actual de la pandemia de Covid-19, la actitud de estos discípulos en el camino de Emaús nos enseña a arriesgarnos a abrirnos a los demás, aunque nos sean desconocidos, y sobre todo a compartir su sufrimiento, su desánimo, su vida. En otras palabras, estamos llamados a salir de nosotros mismos, es decir, a acoger a este Otro que nos es desconocido, a confiar en Él y a caminar junto a Él. Los dos discípulos efectivamente caminaron con este Desconocido con total confianza. Además, le presionan para que se quede con ellos. Y he aquí que, después de haber compartido con Él no sólo lo que sucedía en la ciudad de Jerusalén y en sus corazones, sino sobre todo de haber entrado en comunión con Él, sus ojos se abrieron y lo reconocieron. ¡Cómo saltaban de alegría!: "¿No ardía nuestro corazón en nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras? "(Lc 24:32). Acudiendo a las Escrituras y a Jesucristo, el Verbo hecho Carne, es como recibimos la fuerza invencible para enfrentar esta prueba de la pandemia del Covid-19. Estamos llamados a confiar en Jesucristo y en sus palabras, y a confiar los unos en los otros. Un refrán malgache apoya esta idea: "Mpirahalahy mianala ka izy tokiko, izaho tokiny". Que se puede traducir literalmente: "Mientras dos hermanos van al bosque, yo cuento con él y él confía en mí". Es decir que el testimonio del apoyo fraterno y la solidaridad en presencia de Cristo nos ayudan a hacer frente a este Covid-19 que oscurece actualmente nuestra vida.

La misteriosa revelación de Cristo resucitado

Mientras que los discípulos en el camino de Emaús discutían estos acontecimientos que habían perturbado sus corazones, su fe y sus vidas enteras, "... he aquí que Jesús mismo vino e hizo camino con ellos. Pero sus ojos no pudieron reconocerlo. "(Lc 24,15-16). Estaban todavía encerrados en su pasado, discutiendo sobre la muerte y en punto muerto. Y ahora, aunque la vida se les aparecía, no la reconocieron. En el momento de nuestra angustia, recordemos que el Cristo Resucitado, el Maestro de la vida, no nos abandona y que se nos hace cercano. Hombre-Dios, Emmanuel, Dios-con-nosotros, En El podemos poner nuestra confianza y nuestra esperanza.

Además, "Cuando estaban cerca de la aldea, Él fingió ir más lejos, pero ellos lo presionaron, diciendo: 'Quédate con nosotros, porque está cayendo la tarde y el día está llegando a su fin. Y entró para quedarse con ellos" (Lc 24, 28-29). Jesús, el Peregrino incansable, invita a sus discípulos a ir más lejos, y nos invita también hoy a ir más allá ante la oscuridad de nuestras vidas. Por invitación de estos discípulos, Jesús se permanece entre ellos y se da a conocer al partir el pan. La apertura a lo desconocido, la confianza mutua y la acogida fraterna revelan la misteriosa presencia de Cristo resucitado y disipan todo tipo de desolación y tristeza. La alegría del encuentro con el Señor envía a estos discípulos a ser sus testigos entre sus compañeros.

Testigos de la esperanza y la alegría de la Resurrección

Para concluir, ciertamente, la pandemia del Covid-19 afecta a nuestro mundo socioeconómico, político, cultural e incluso religioso en su conjunto. Pero ante tal situación estamos llamados a arriesgarnos a abrir los ojos y el corazón para ver a las personas necesitadas que nos rodean, se nos invita a ir a la periferia para estar al servicio de la vida. Siguiendo a estos discípulos en el camino de Emaús, en el Evangelio según San Lucas 24, 13-35, estamos llamados a poner en las manos del Señor lo poco que tenemos y compartir con los demás no sólo nuestra angustia, sino sobre todo nuestra esperanza y alegría, nuestra vida. A este respecto, un dicho malgache nos interpela: "Valala iray ifanapahana". Lo que significa: "Compartamos entre nosotros hasta un saltamontes". Ante esta terrible situación de la pandemia del Covid-19, el Señor nos llama a recurrir a su Amor Creador, a construir un mundo más fraterno, a ayudarnos unos a otros, a testimoniar la esperanza y la alegría de la Resurrección a los vulnerables, abandonados y desesperados, para que la luz brille en las tinieblas, para que la vida triunfe sobre la muerte y el bien prevalezca sobre el mal. ¿No serán estos los signos del Reino del cielo en la tierra?

Sr. HARINILALA Patricia Norberthine

Maestra de novicias, provincia de Madagascar