local_offer Jóvenes

Pastoral vocacional en la región centroafricana

P eventJueves, 28 Octubre 2021

La pastoral juvenil y vocacional en nuestra Región es cosa de todas.

Hemos creado la Comisión de Pastoral Juvenil y Vocacional, nombrando a dos hermanas como responsables. Además, se invita a cada hermana de la región recordándole, además, su responsabilidad en la pastoral vocacional y en su promoción. Tomamos la opción de no esperar más a los jóvenes en nuestras comunidades, sino salir a su encuentro en los lugares donde viven (escuelas, parroquias, diócesis, universidades, etc.).

En nuestras escuelas, nuestra presencia es activa. Las hermanas que dan clases las aprovechan, sobre todo en las de religión (catequesis), para hablar de la vocación. La escucha y la acogida de las jóvenes, las celebraciones de la Congregación, son formas de estimular esta pastoral. Los recreos, a las 10h o a las 12h, nos dan la oportunidad de responder a las preguntas e inquietudes de las jóvenes sobre su vida y su vocación. La pregunta clave es siempre: “Hermana, ¿por qué se hizo religiosa?

“En la parroquia, estamos presentes en los distintos grupos y movimientos juveniles. Animamos encuentros vocacionales mensualmente, vigilias durante la semana de oración por las vocaciones. También participamos en las actividades organizadas en nuestras Diócesis (Conferencias, jornadas juveniles, etc.) Durante estos días, cada Congregación se organiza para presentar su familia religiosa. Aprovechamos también la ocasión para entregar nuestro folleto a nuestros amigos sacerdotes y consagrados diocesanos, así como a los seminaristas y jóvenes que lo deseen. Nuestras aspirantes son un apoyo eficaz para esta labor pastoral.

En Camerún, siempre estamos presentes en el ámbito diocesano de las vocaciones, ya sea en Yaundé o en Bafoussam, o incluso en las diócesis donde no estamos. También vamos a hablar de la Congregación a las diferentes parroquias, ya sea por invitación o por iniciativa propia.

Las redes sociales como Facebook son excelentes medios para esta labor pastoral. No sólo las hermanas, sino también las aspirantes y postulantes están involucradas y hemos acogido a las aspirantes a través de este medio. Los vídeos enviados por la secretaría de RA JC. vivit y publicados en nuestros estatutos suscitan muchas preguntas de los jóvenes, que se ponen en contacto con nosotras para conocernos mejor.

Las comunidades organizan un encuentro vocacional un domingo al mes y acogen a las aspirantes que lo desean. También les invitamos a los retiros que nos preparan para Navidad y Pascua. Además, nuestras puertas están siempre abiertas para quienes quieran conocernos. Cada comunidad se toma un tiempo para compartir y reflexionar sobre el modo en que se lleva a cabo la pastoral juvenil y vocacional.

También realizamos un trabajo pastoral con las familias cuando una joven expresa el deseo de unirse a nosotros. Damos tiempo para explicar a los padres o a la familia el sentido de la vida religiosa, sus exigencias y especialmente nuestra vida como religiosas de la Asunción.

 

Experiencias de algunas de las aspirantes:

“Me llamo Renate, tengo 21 años y soy estudiante de tercer curso en el Instituto Superior de Ciencias Pedagógicas de Kinshasa. Conocí a las hermanas de la Asunción a través de dos hermanas estudiantes y me invitaron a encuentros vocacionales. Actualmente, estoy estudiando formación profesional en el Liceo Mpiko (Escuela de las Hermanas de la Asunción). Paso tres días a la semana con ellas, participo en su vida de oración, en la vida comunitaria y en el trabajo manual en la comunidad. Estoy contenta con esta experiencia. Le pido a Dios que me ayude para que un día esté entre ellas.”

Me llamo Micheline, tengo 22 años y vengo de Kivu Norte. Soy licenciada en Nutrición por el BAC. Conocí a las hermanas de la Asunción a través de un hermano asuncionista. Las hermanas estaban dispuestas a acogerme, pero mis padres no apoyaban mi decisión. Para desanimarme, mi padre me obligó a trabajar durante un año para ayudarles. Así que trabajé durante un año como vendedora y luego volví a solicitarlo y me aceptaron. En Kinshasa me uní al grupo de candidatas. Estoy muy contenta con la vida de oración (adoración), y mi apostolado en la escuela y en la parroquia. También estoy feliz al servir a Cristo en esta Congregación.

Me llamo Myriam. Soy de una familia cristiana y procedo de la diócesis de Idiofa. Mi primo me puso en contacto con una hermana de la Asunción. Y después de un tiempo de acompañamiento, feliz al compartir la vida con las hermanas y aspirantes y a trabajar en la escuela, en contacto con las chicas.Esta es nuestra forma de trabajar en la pastoral juvenil y vocacional. Que María, nuestra madre del gran sí, nos ayude en nuestro camino diario para seguir a su Hijo.

 

HNA BIBIANE MARIE Y HNA CLÉMENTINE MYRIAM

Kinshasa. Región de África Central