local_offer Religiosas

Provincia de Atlántico Sur: Dios atrae

P eventSábado, 22 Enero 2022

Dios atrae, alguien responde. Esto sucedió y ha estado sucediendo en la Iglesia durante 20 siglos. Jesús habló a la multitud. 12 respondieron. Entonces respondieron 72. Las mujeres respondieron y lo siguieron

Hoy esto sigue sucediendo: Jesús llama, toca corazones. Hay quienes prestan atención, vislumbran la alegría de seguir a Jesús. Y simplemente acepta esa llamada. Decide seguirlo para siempre.

Esto es lo que vimos y presenciamos el 14 de agosto. Delante de muchos testigos, hermana Andréia afirmó su adhesión decisiva: seguir a Jesús en la Congregación de la Asunción, para siempre. Acompañar a Santa María Eugenia y a sus numerosas hermanas, presentes en todo el mundo, siguiendo a Jesús: viviendo con Él, en comunidad, dando testimonio de su amor y trabajando por el Reino.

Fue en la Parroquia de la Asunción de Nuestra Señora, en São Paulo, Brasil. Iglesia Plena: Hermanas que vinieron de las diversas comunidades de la Asunción en Brasil. Alumnos y exalumnos del Colegio. Padres, amigos, vecinos, feligreses… Una asamblea alegre y festiva. Nuestro párroco, el P. Juárez de Castro, presidió la Eucaristía. Concelebraron dos sacerdotes amigos: el expárroco y un asuncionista.

Durante la liturgia, después de la lectura del Evangelio, el rito sencillo, pero profundo y conmovedor. Diálogo entre Sor Andréia y la Provincial, Hna. Judite. La conexión entre la consagración del Bautismo y la consagración religiosa es clara. Entre seguir a Jesús y entregarse a la vida consagrada. A cada propuesta, con una voz clara y decidida, la respuesta: "Sí, quiero".

A esto le sigue el gesto que conmovió a mucha gente: Sor Andréia se postra ante el altar, mientras la asamblea canta la Letanía de Todos los Santos. Pedimos la intercesión de todos los coros celestiales: que intercedan por sor Andréia y por todos nosotros.

Y llegamos al momento clave: se acercan las Hermanas de la Asunción. Familia de la hermana Andréia, estudiantes, exestudiantes, amigos, acompañan  - atentos y conmovidos. Al pronunciar la fórmula de la Profesión ante tantos testigos, Andréia  ahora hace parte, hasta su muerte, para siempre, a la congregación de las hermanas de la Asunción. Recibe la bendición solemne del celebrante. Recibe el anillo, un anillo de amor que será un signo visible de tu entrega. En este anillo está grabada una palabra, un lema para motivar toda su vida: “Aquí estoy, oh Señor, con gusto hago tu voluntad”.

Luego, el rito eucarístico, importante, pero que ya conocemos. Jesús se hace presente. En la Comunión, se entrega a cada uno de los participantes. Es el sello de un amor que en Él murió en la Cruz y floreció en la Resurrección.

La consagración religiosa es un acto de fe. Un acto de entrega en el amor. Un acto de confianza en Dios Amor, en una Alianza que durará por la eternidad.

DEO GRATIAS!

 

Ver todas las fotos aquí