local_offer JPICS

Retazos de nuestra Navidad en la Frontera del Paso, Texas

R eventLunes, 27 Mayo 2024

Como todas las hermanas de la Asunción por el ancho mundo, nos reunimos en comunidad para hablar de cómo celebraríamos el Triduo y la Natividad del Señor. Una cosa teníamos clara: esta Navidad sería diferente.  El número de refugiados que dormían en las calles de El Paso, estaba por las nubes y las temperaturas previstas para el 25 de diciembre iban a ser excesivamente bajas para nuestra zona. La combinación no era buena. Decidimos no hacer planes fijos sobre cómo íbamos a celebrar la Navidad, sino estar disponibles para cualquier necesidad que se presentara a través de Casa Anunciación y la diócesis de El Paso.

La tarde del 23 de diciembre llegó un SOS. Debido a las gélidas temperaturas, la diócesis abría dos parroquias como albergues de emergencia para acoger a los refugiados que dormían en las aceras. Necesitaban pronto 15 voluntarios. Mientras tanto, varios autobuses recorrían las calles de la ciudad para invitar a los refugiados y llevarlos a los refugios. Pero, la gente pensaba que en realidad los estaban reuniendo para enviarlos de vuelta a México. Para calmar sus temores, el propio obispo Seitz fue a las aceras y callejones para ganarse su confianza y persuadirlos de que era para llevarlos a los refugios y protegerlos del terrible frío.

Y así fue como Chabela, Carmen, Tere, Nha Trang y Mary Ann compartimos el 23, 24, al 25 de diciembre entre las parroquias de Nuestra Señora de la Asunción, Juan Pablo II y Sagrado Corazón. Esos días y noches colaboramos con otros religiosos y sacerdotes, Caballeros de Colón, personal de la Cruz Roja y habitantes normales de El Paso, intentando proporcionar lugares seguros, calor, comida caliente, consuelo y cuidados a cientos de refugiados congelados y sin hogar. Belén nunca estuvo tan cerca.

Durante toda la noche la gente llamaba a la puerta buscando refugio. Era difícil asumir el papel de posadero, pero a partir de las once de la noche sólo había sitio para mujeres y niños. La seguridad lo exigía. Estábamos al límite de nuestra capacidad, o quizá incluso un poco por encima. Los hombres que nos suplicaban que acogiéramos a sus mujeres e hijos estaban de acuerdo. Ellos dormirían sobre mantas de la Cruz Roja con el frío que hacía fuera, pero estaban agradecidos de que sus seres queridos estuvieran abrigados y protegidos.

La noche de Navidad, tuvimos que llamar al 911 -emergencias- dos veces, debido a las lesiones y enfermedades entre los refugiados. Y dos veces fuimos a Urgencias del hospital para traerlos de vuelta. Teníamos que movernos con mucho cuidado en la furgoneta de la Cruz Roja por el estrecho carril que dejaban abierto las personas acurrucadas en mantas a ambos lados del callejón. Nuestro mayor temor era pasar por encima de los pies de la gente dormida. Gracias a Dios, los propios refugiados nos guiaron a través de este mar de humanidad y mantuvieron a salvo a sus compañeros.

Hay escenas que se repiten una y otra vez en la mente al recordar la noche del 25 de diciembre de 2022. En la oscuridad de aquella noche, resonaban las palabras de Juan: "En Él estaba la vida, y la vida era la Luz del mundo. La Luz brilla en las tinieblas, y las tinieblas no la vencieron". SÍ. Allí mismo. Justo ahí, en las calles y en los refugios de El Paso. En la noche de Navidad de 2022.

Tres días después recibimos en otra parroquia a 10 familias de refugiados, un total de 30 personas. Para nuestra consternación y la suya, no pudieron iniciar los viajes hacia sus familias en los tres días que suele tardar. ¿Por qué? No había boletos en ningún avión ni autobús que saliera de El Paso hasta el 1 de enero. Además de ser una época del año tradicionalmente ajetreada para viajar, miles de vuelos habían sido cancelados a principios de semana debido a las mega-tormentas de nieve que afectaron a enormes franjas del país. Tuvimos que llevar a algunas familias a otros albergues gestionados por Casa Anunciación y la ciudad de El Paso, porque sus patrocinadores no tenían medios para transportarlas en avión o autobús hasta el 1 de enero:  Los precios eran demasiado caros.

Y así sucedió que la noche del 31 de diciembre nos reunimos con cuatro familias de refugiados en el salón de la iglesia. Juntos representábamos a nueve países: Ecuador, Colombia, Turquía, Rusia, España, Guatemala, México, Vietnam y Filipinas. La madre turco-rusa preparó comida típica de su cultura para dar la bienvenida al nuevo año: borscht y “ensalada blanca” (ensalada rusa). Incluso horneó pan para acompañar. Alguien preparó enchiladas verdes. Otra hizo ponche. Y los demás repartíamos trompetas, pulseras luminosas en la oscuridad y collares de cuentas brillantes y relucientes para alegrar hasta al alma más desamparada. Los niños se lo pasaron en grande. Nos ensordecían con sus enérgicos soplidos de trompeta, correteando con sus pulseras luminosas. ¿Qué importaba que Igor, un niño ruso de 6 años, no entendiera nada de lo que decía Rosalba, una niña colombiana de 3 años? Era el momento de dar gracias porque el año viejo se acababa.  Y terminaba en compañía de extraños que se habían convertido en amigos, y de ajenos que se había convertido en comunidad. Era el momento de dar gracias porque empezaba un nuevo año. Un año que empezaba con colombianos comiendo sopa rusa y rusos bebiendo ponche mexicano. ¡Un mundo nuevo es posible! Y estaba ocurriendo aquí mismo.

Y se llegó la hora de poner fin a la fiesta y caminar hasta la Iglesia para asistir a misa por última vez en 2022, y comprender ahora más profundamente el canto de los ángeles en la noche de Navidad: "Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad". Gloria in excelsis Deo. Gloria in excelsis Deo.

¿Y qué hay del Triduo de Navidad con el que comenzábamos? Sí, renovamos también los votos en Nochebuena, como todas nuestras Hermanas de la Asunción en el mundo entero. Y, justo después de leer el Capítulo de Navidad y a punto de levantarnos para pronunciar esos votos, unos golpes en la puerta de la capilla nos detuvieron. Era nuestro querido amigo Ignacio, un hombre apacible y lleno de fe, que el año pasado perdió a su mujer y a su único hijo en diferentes momentos y en circunstancias muy trágicas. Había venido a rezar con nosotras. Su aparición, justo en ese momento, fue un recordatorio para nosotras de que nuestros votos no están destinados a ser vividos simplemente en privado, de manera personal. Nos llevan más profundamente a la comunidad, a la Iglesia, y están destinados a ser vividos con y para los demás.

Así, Anne Françoise, Chabela, Tere, Carmen Amalia, Nha Trang y Mary Ann, en presencia de Pedro, y unidas a todas las Hermanas de la Asunción, reunidas igualmente en torno al pesebre, símbolo de la elección de Dios por los pobres y desvalidos, los pequeños y débiles, pronunciamos esas palabras que expresan el deseo más profundo de nuestros corazones:

“Ante Dios, en la Iglesia y en presencia de mi comunidad, por amor a Jesucristo y en respuesta a su llamada,

deseo consagrarme a Él, libremente y para siempre, y dedicar toda mi vida a la extensión de su Reino.

Renuevo mis votos de castidad, pobreza y obediencia, siguiendo a Cristo hasta la muerte,

en la congregación de las Religiosas de la Asunción y según su Regla de Vida.

Como María, me confío al amor del Padre, a la gracia del Señor Jesús y a la fuerza del Espíritu.”

 

Aquí mismo. Ahora mismo.  Amén.

 

 

 

Compartido por las Hermanas de la comunidad de Chaparral.

 

Mary Ann, Anne Françoise, Tere, Carmen Amalia, Chabela, Nha Trang