local_offer Comunicación

Voces Asunción, comunicar cantando

V eventMiércoles, 10 Agosto 2022

Durante la preparación de la vigilia por motivo de la celebración del bicentenario del nacimiento de María Eugenia de Jesús y los 60 años de la comunidad asuncionista en Guayaquil – Ecuador, llevaron a las religiosas a convocar a ex alumnos para participar animando los encuentros. Los exalumnos llamados fueron parte de los grupos de guitarra en diferentes épocas. La respuesta de los convocados fue un “Sí” motivado por el sentimiento de nostalgia y emoción de sentirnos identificados siempre con la Asunción y la música. Este encuentro removió recuerdos y nos llenó de alegría. En este punto se marcó el inicio de un proyecto musical formado por graduados de distintas generaciones para poner sus dones al servicio de los demás. Así es como comenzamos nuestro caminar.

El reencontrarnos en la fe, con la familia, en nuestra propia casa y con nuestras raíces, dan paso al encuentro y marcaron las pautas para seguir en el camino. Poco a poco se incorporaron los dones de otras ex alumnas que fueron tocando las puertas del pequeño grupo en ese momento. Cada una desde su individualidad aportaba ideas a las actividades que se proponían y se desarrollaban. Nuestras primeras reuniones fueron además de hacer música, un intercambio de experiencias que se encontraban en sintonía. Durante los primeros meses participamos animando celebraciones dentro de la familia asuncionista. En este contexto, comprendimos que nuestro llamado era estar al servicio de los demás, evangelizando a través de la música, lo que nos llevó a la decisión de caminar juntas como comunidad.

El 30 de abril de 2018, las religiosas nos presentaron ante Asunción Juntos como una nueva comunidad y recibimos la imagen de Santa Madre María Eugenia, a la que llamamos “Peregrina”. A partir de ese día nos acompañó en los ensayos que se organizaban en las casas de cada integrante y permanecía en ella hasta el próximo encuentro. Se inicia el camino con la comunidad grande, en el que se buscaron espacios como animación de liturgias, oraciones, celebraciones, novenas y otras iniciativas en las que cada integrante participó con plena disposición y voluntariedad. Para prepararnos asumimos el compromiso de ensayar semanalmente para poder encontrarnos en armonía. El tiempo que entregamos a la comunidad tanto en la preparación como en la animación, lo oramos y ofrecemos al Señor como servicio a nuestra iglesia.

Nuestro grupo es sumamente diverso en roles y profesiones: maestras, doctoras, ingenieras, abogadas, psicólogas, madres, abuelas, mujeres con caminos y experiencias personales que han aportado al crecimiento de la comunidad. Al ser nuestro fin la transmisión del Evangelio a través de la música, contamos con el acompañamiento de una de las hermanas de la comunidad, quien nos orienta en nuestros espacios de formación, dónde Cristo es nuestra roca, tal como lo vivió María Eugenia. La formación nos ayuda a profundizar nuestra fe para que se refleje en nuestra obra. Esta vivencia comunitaria nos hace descubrir el rostro real de la Asunción, en varios aspectos que en nuestra experiencia de alumnas no lo exploramos de forma completa. Con esto, el grupo procura vivir los pilares del carisma de la Asunción: la oración, vida en comunidad y la misión.

Durante el año 2020, en medio de tanto miedo y desesperanza causada por la pandemia a nivel mundial, vimos reducidos los espacios para poder juntarnos y continuar con nuestra misión. Esto no interfirió en nuestro deseo de seguir haciendo música por lo que encontramos en herramientas tecnológicas, redes sociales y otros mecanismos la forma de continuar transmitiendo un mensaje de esperanza y de vida a través del canto. Dicho cambio implicó un esfuerzo adicional por parte de cada una, pero es la fuerza de la oración y el apoyo mutuo lo que nos permitió avanzar. A través de esta experiencia nueva, hemos sentido como nos convertimos en instrumento de Dios para llevar su mensaje en los momentos en que más lo necesitábamos. De esta forma nos hemos conectado con personas de diferentes partes del mundo que se sienten identificados con nuestra música. Es así que nosotras experimentamos por medio del canto, que para la Asunción el mundo es pequeño.

La iniciativa por renovar el mensaje de Madre María Eugenia nos hace llevar a La Asunción en nuestros corazones. Compartimos la herencia del amor grande y fuerte a través de nuestras acciones. La identidad de la Asunción siempre despierta sentimientos fuertes que permanecen y que no se van con el tiempo. El carisma de la Asunción lo llevamos como un sello que solo nos contagia de alegría incluso afrontando la más difícil situación. El reconfortarnos unas a otras sosteniéndose a través del crecimiento mutuo, hace que cada día veamos a nuestra comunidad de Voces como una oportunidad de aprendizaje y el medio para poner a disposición nuestros dones.

Retomar, encontrar, volver, profundizar, despertar y conectar, son parte de la base y esencia que nos recuerda que nuestra pasión y ganas de comunicar se dan a través de una real vocación. Finalmente, ¨cuando se vive dispuesto a realizar la voluntad de Dios todo se convierte en servicio y amor¨, palabras de Madre Maria Eugenia que acogemos para continuar con nuestro apostolado, que es la música al servicio de la comunidad.

 

ANA LORENA PETINELLI, MERCEDES DUEÑAS, YADIRA CHONG E IVONNE GARNICA

Provincia de Ecuador