local_offer Solidaridad

25 años al servicio de la solidaridad (2ª parte)

2 eventViernes, 18 Junio 2021

Tras una primera presentación en el nº 2 de “#Asumpta” del origen, aspecto jurídico y misión de Asunción Solidaria y de la Despacho General de Solidaridad para el Desarrollo (BGSD), presentamos brevemente la diversidad y especificidad de los proyectos financiados. A lo largo de los últimos 25 años, se han llevado a cabo mil proyectos gracias a la ayuda recibida directamente de Asunción Solidaria o, a través de la BGSD, de otras asociaciones y amigos bienhechores. Estos proyectos, que tienen un objetivo educativo en el sentido más amplio, son variados y se refieren a obras de la Asunción o a las de asociaciones locales y diócesis conocidas y vinculadas a ella. Estas sencillas “manos amigas” suponen una ayuda ante las condiciones de vida y aprendizaje afectadas por la falta de medios económicos, apoyan el desarrollo de recursos colectivos, la puesta en marcha de nuevas actividades que a menudo crean puestos de trabajo y la organización de formación específica. La implicación de las personas es muy importante: cada proyecto se lleva a cabo gracias al “hacer con” y no al “hacer para”.

Proyectos para equipamientos

Durante los diez primeros años, Asunción Solidaria se encargó de la construcción de varias escuelas, centros sociales y salones parroquiales. Desde 2006, financia, en cambio, la restauración y el acondicionamiento de locales existentes o construidos por otras organizaciones, así como el equipamiento de material didáctico: libros, libros de texto, proyectores de videos, ordenadores .... Dado que la informática se ha vuelto esencial; son estos últimos los que tienen una gran demanda en la actualidad.

El acceso al agua potable es un problema importante en muchos países, sobre todo en África, agravado por el cambio climático, que alarga las estaciones secas, y por el rápido crecimiento demográfico concentrado en torno a las grandes ciudades. Cada vez son más las comunidades y escuelas que piden ayuda financiera para cavar pozos e instalar depósitos de agua y cisternas. Estas instalaciones permiten el acceso al agua potable no sólo a las hermanas, los profesores y los alumnos, sino también, en la medida de lo posible, a los habitantes del barrio.

También hay proyectos relacionados con la alimentación. Todos los años se concede una cantidad importante de ayuda para la creación o mejora de gallineros, pocilgas, conejeras, huertos y cultivo de hortalizas. Son principalmente las escuelas, las residencias de chicas y los centros de formación religiosa los que solicitan esta ayuda para mejorar la alimentación diaria y hacerla más equilibrada y menos costosa. Algunos proyectos ganaderos y agrícolas tienen también otro objetivo: crear localmente una actividad lucrativa, aunque sea modesta, para contribuir a la independencia financiera.

Formación y atención a los más pobres

Desde su creación, Asunción Solidaria y la BGSD han promovido la financiación de una amplia variedad de formación humana y cristiana: campamentos bíblicos y foros de jóvenes en África, actividades extraescolares en varias provincias, talleres de aprendizaje y escuelas de oficios, formación de catequistas y pastoral para comunidades cristianas de base, especialmente en América Central, Cuba, México, Filipinas, África Occidental y Ruanda. La formación de las mujeres para que adquieran cierta autonomía financiera, el “empoderamiento”, es uno de los proyectos con mayor éxito. Ya sean adivasis de la India o mayas q’eqchi de Petén (Guatemala), estas mujeres, al darse cuenta de que tienen un papel importante que desempeñar en la sociedad, aprenden a crear actividades lucrativas para mantener a sus familias y enviar a sus hijos a la escuela. Muchos de estos proyectos se refieren a minorías marginadas y grupos sociales pobres: “refugiados retornados” del campo de Gaoui en el Chad, tribus indígenas en la India, pescadores del delta del Mekong en Vietnam, campesinos víctimas de la represión en El Salvador, niños y adolescentes atrapados en la droga en Argentina, pigmeos en Camerún, batwa en Ruanda, etc.

Compromiso ecológico con el espíritu de ‘Laudato si’

Fomentar el compromiso ecológico se ha convertido en un objetivo prioritario para la BGSD. En 2015, el BGSD invitó a todas las provincias a enviar proyectos con un enfoque ecológico. Así se financiaron 16 proyectos “ecológicos”: huertos compartidos en Awalwadi (India) y Worcester (EE.UU.), plantaciones de árboles en Kibouo-Daloa (Costa de Marfil) y Kizono (R.D.). del Congo), una campaña de sensibilización contra la minería a cielo abierto altamente contaminante en La Rioja (Argentina), la creación de espacios verdes en la escuela de Vallecas (España), la instalación de grifos e inodoros ahorradores de agua en Carrasco (México) y tanques de recogida de agua de lluvia en Nyangue (Ruanda), Seguimos fomentando este tipo de proyectos, que contribuyen a salvaguardar nuestro planeta y su biodiversidad.

2020, el año del jubileo

Para celebrar los 25 años de existencia de la BGSD, habíamos soñado con aspirar a 25 proyectos para darles vida, más proyectos de lo habitual. El renovado sitio web de la Congregación nos daría la posibilidad de dar a conocer nuestra propuesta a un público más amplio y generar nuevos apoyos. Pero la explosión de la pandemia de Covid-19 a finales de enero nos hizo temer un resultado contrario. En efecto, por un lado, la pandemia creó una situación de emergencia sanitaria que polarizó la solidaridad general, y por otro lado el confinamiento a partir de la Cuaresma de 2020, dejó de lado las actividades escolares y parroquiales que habitualmente nos permiten recaudar dinero. Ya no nos atrevemos a solicitar donaciones para financiar proyectos que podrían considerarse menos urgentes. No se contaba con la Providencia que sabe crear sorpresas. ¡El 20 de diciembre pudimos financiar el 25º proyecto! 11 proyectos fueron financiados por Asunción Solidaria y 14 con donaciones privadas. Te invitamos a compartir con nosotros esta sorpresa y agradecimiento por esta solidaridad que sabe ir más allá de lo urgente, que ignora las fronteras y no hace acepción de personas.

HNA. CLAIRE MYRIAM MILANESE

Despacho de solidaridad

Original francés