local_offer Solidaridad

25 años al servicio de la Solidaridad

2 eventMartes, 24 Noviembre 2020

Nuevas estructuras para promover la solidaridad.

“Asunción Solidaria” y el Despacho General de Solidaridad para el Desarrollo (BGSD) son dos estructuras creadas por el Capítulo General de 1994. Las capitulantes habían votado en ese momento para crear dos Fondos: el Fondo de Solidaridad de la Congregación (FSC) y el Fondo de Solidaridad para el Desarrollo (FSD) y las estructuras que debían gestionarlos. El objetivo, la constitución, la gestión, las líneas generales de acción y la organización de todo el fondo se especificaron cuidadosamente y se integraron en los documentos del Capítulo enviados a toda la Congregación. A partir de 1994, el modo de vivir la solidaridad en la Asunción, más allá de su aspecto financiero, se convirtió para los Capítulos Generales en objeto de una búsqueda y de una profundización que se retomó y actualizó constantemente. El del año 2000 dará a la Congregación una orientación específica bajo el evocador título de las preocupaciones del momento: Solidaridad: Hacia una práctica cristiana de la globalización. Más adelante, la solidaridad se integrará tanto en la orientación relativa a la justicia, la paz y la integridad de la creación (JPIC, que luego se convirtió en JIPC-S) como en la relativa a la dimensión económica de nuestra vida. En este contexto de reflexión siempre atenta a hacer presente y activa la dimensión de la solidaridad en nuestra vida religiosa que la Asunción Solidaria y el BGSD viven su misión y aportan su contribución específica.

La estructura jurídica de la Asunción Solidaria y el BGSD

“Asunción Solidaridad” tiene la estructura legal de una asociación francesa sin fines de lucro, (tipo ONG). Su Consejo de Administración está compuesto por 8 miembros: 3 son de derecho: la Superiora General (Sor Rekha), la Consejera General Delegada (para el actual Consejo, Sor Marthe Marie), la Ecónoma General (Sor Cécile Franquin). Los otros miembros son la hermana Clare Teresa, la hermana Michèle Barrot, psa y 3 laicos, Viviane Le Polain, belga, actual presidenta de la Asociación, Carlos Arense, español y Bruno de Monplanet, francés. Este Consejo, responsable de la gestión del FSD, se reúne dos veces al año para elegir los proyectos de desarrollo a los que desea dar ayuda financiera y para decidir la cantidad que se asignará a los que ha seleccionado. Los proyectos son presentados por el BGSD, actualmente compuesto por 3 miembros: la delegada permanente nombrada por el Consejo General (Hna. Claire Myriam) y dos voluntarios laicos, Isabelle de Monplanet y Alix de Chaumont. El BGSD es el eje de esta Asociación. También se encarga del vínculo con las Provincias de la Asunción, en particular con los Despachos Provinciales de Solidaridad que envían los proyectos y con los donantes y organizaciones que prestan apoyo financiero.

La misión confiada al BGSD

El BGSD dispone de una secretaría permanente a nivel de la Congregación para servir a los objetivos del FSD. Su misión consiste esencialmente en ayudar a los solicitantes a cumplimentar los expedientes de ayuda financiera utilizando los formularios que ha elaborado a tal efecto; verificar que cada proyecto cuente con la aprobación escrita de la Provincial; estudiar los proyectos y verificar su adecuación a los criterios establecidos cuando se creó el FSD. Revisados en 2008, los criterios actualmente en vigor exigen que todos los proyectos de desarrollo sean educativos en el sentido más amplio, promuevan el empleo si es posible, tengan como objetivo final la autosuficiencia, cumplan las normas de contabilidad transparente, aporten una contribución local, aunque sea muy modesta, y puedan presentar resultados que puedan evaluarse mediante informes financieros y de actividad.

Una vez estudiados los proyectos, el BGSD los presenta al Consejo de Administración de Solidaridad de la Asunción para obtener financiación. Informa a los solicitantes de las decisiones tomadas y hace un seguimiento de los proyectos que han recibido asistencia financiera. A continuación, da a conocer más ampliamente los proyectos financiados y propone otros de cuantía más modesta y con criterios más flexibles. Estos llamados “pequeños proyectos” no reciben el apoyo directo de Solidaridad de la Asunción y, por lo tanto, necesitan encontrar donantes para su financiación.

Para concluir, una aclaración sobre la acción de Solidaridad de la Asunción y el BGSD en relación con las dramáticas situaciones relacionadas con la pandemia de Covid-19 que estamos experimentando actualmente.

A estas dos estructuras de solidaridad no se les ha asignado la misión de financiar proyectos de carácter urgente, es decir, proyectos que acudan inmediatamente en ayuda de las poblaciones afectadas por desastres naturales, epidemias o conflictos armados. Por supuesto, los proyectos de reconstrucción para promover un futuro mejor siempre se pueden llevar a cabo donde ocurren estas desgracias y se nos pueden enviar rápidamente. Siempre son recibidos con especial atención. Pero para vivir en solidaridad con los afectados por grandes dificultades, el Consejo General utiliza procedimientos más rápidos estableciendo Fondos de Solidaridad específicos y puntuales e invita a las provincias y amigos a contribuir generosamente a ellos.

Para la pandemia de Covid-19 ya está en funcionamiento un Fondo.

En un próximo artículo daremos detalles sobre la financiación de los proyectos y su distribución geográfica, y en otro sobre el tipo de proyectos financiados y las áreas de actividad que promueven y apoyan.

HNA. CLAIRE MYRIAM

Responsable de BGSD