local_offer Comunicación

Editorial #Assumpta n º4

E eventViernes, 14 Mayo 2021

“La Asunción crece en África, don y tarea”

Para entender África hoy, hay que remontarse a la conferencia de Berlín de 1885 convocada por el canciller alemán Bismarck. Existía la amenaza de un enfrentamiento bélico en Europa entre las partes interesadas en África: Alemania, Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Países Bajos, Portugal, España e Italia. ¿La solución? Repartirse África. Ningún africano estuvo presente en esta reunión que se encubrió suavemente como un esfuerzo para ayudar a África. Esta fue ‘la pelea por África’ como imperialismo informal para controlar a través de la influencia militar y el dominio económico convirtiéndose en una norma habitual. Hoy en día, muchas de las guerras tribales y los conflictos fronterizos en África tienen su raíz en esta disección arbitraria de África que divide tribus y tradiciones culturales por medio de fronteras

 

La Asunción y África

Esta era el África que María Eugenia habría conocido hacia el final de su vida. La exploración europea del interior africano ya había comenzado en serio a fines del siglo XVIII cuando, en 1849, María Eugenia recibió la invitación para enviar misioneras a Sudáfrica controlada por los británicos. Se sintió apasionada por responder a la solicitud del obispo Devereux del Cabo para que cuatro Hermanas dirigieran una escuela para niñas en Grahamstown. Las Hermanas, jóvenes en la vida religiosa y con un carisma aún en formación, se vieron abrumadas por las dificultades de la misión. La cuestión se agravó por la distancia y la mala comunicación con la Casa Madre. Al final, el arzobispo Sibour de París, que supervisaba a la joven Congregación, ordenó la retirada. La hermana Gertrude, superiora de la comunidad, decidió quedarse con las nuevas candidatas que había aceptado y formado para responder al contexto radicalmente nuevo en el que se encontraban. Esta se convertiría finalmente en la Congregación de las Hermanas Misioneras de la Asunción.

Fue en la década de 1950, con las encíclicas Evangelii Praecones (1951) y Fidei Donum (1957) del Papa Pío XII, que presentaban la situación de las misiones católicas, especialmente en África, cuando la Asunción, en la persona de Mère Marie Denyse, volvería a escuchar la irresistible llamada a extender el Reino de Dios in Africa. A pesar de las interrupciones creadas por la Segunda Guerra Mundial, el crecimiento de la Iglesia en África, había sido constante. Faltaba una buena y sólida educación cristiana que aportara la verdad del cristianismo en la formación de los nuevos cristianos. La Asunción se sintió preparada y respondió con celo a las invitaciones de los obispos. Primero en África Oriental en Ruanda, luego en Tanzania. Luego en África Occidental Costa de Marfil, Burkina Faso, Togo, Níger, Benin, más tarde en África Central Camerún y Congo, y por último en Kenia y Chad. En 2015, Dios extendió sus tiendas para abrazar a sus nuevas Hermanas de las Agustinas de Notre Dame de Paris (ANDP) en Madagascar.

Vinieron misioneras de Francia, España, Italia, Bélgica, Inglaterra, incluso de las provincias más jóvenes de Filipinas e India y abrieron escuelas, tanto colegios de Secundaria como técnicas, dispensarios, impartieron catequesis, clases de alfabetización, iniciaron proyectos para respaldar a las mujeres, proyectos agrícolas, trabajo pastoral en las parroquias en parroquias y centros, etc. Los voluntarios de AMA se unieron a las Hermanas en su misión. También se pidió a las Hermanas que acompañaran la fundación de las Congregaciones locales.

Como sus compañeros misioneros que respondieron a la llamada del Papa para África, el crecimiento y los logros de la Iglesia y de la Asunción en África se deben en gran medida a la dedicación heroica y desinteresada de generaciones de misioneros. Gracias a esas “gigantes” de la Asunción que trabajaron con generosidad inagotable, la Asunción-África vive y florece hoy. Superaron con valentía los desafíos del idioma, la cultura, las enfermedades, las duras condiciones climáticas y de viaje, para que la semilla de la Asunción echara raíces profundas en el suelo africano y crecieran ramas sólidas. El carisma encontró un terreno fértil en el corazón de las jóvenes africanas, pues pronto llegaron vocaciones de todas las provincias del continente. Hoy, hay trescientas tres Hermanas en los trece países que componen las cuatro Provincias y una Región de África. Representan el 26% de los miembros de la Congregación.

 

Humanidad enraizada en África

Sin embargo, no es correcto comenzar la historia de África solo con la división por las naciones europeas. Lo más importante es que la humanidad se remonta en su origen a un ancestro común hace cinco-diez millones de años, un homínido encntrado en África que comenzó a caminar erguido. Utilizó sus capacidades físicas para ampliar su cerebro, desarrollar la tecnología de herramientas de piedra ... y comenzar a explorar ... cruzando los mares hacia Asia y Europa. Esto implica que toda la humanidad hoy, en última instancia, tiene ascendencia africana. ¿Tiene alguna importancia para el mundo de hoy, esta realidad de los orígenes de la humanidad en África?Un gran santo de África, San Daniel Comboni, vio desde el principio cómo los africanos podían convertirse en protagonistas de su propio proceso de liberación y evangelización. Su llamada de atención fue “Salvar África a través de África ...” Fue un giro de 180 grados respecto a la intención mercenaria de la Conferencia de Berlín. Con el crecimiento de la Iglesia y de la Asunción, esto es cada vez más una realidad. Una nueva generación de líderes, tanto en la Iglesia como en las Congregaciones religiosas, está ocupando su lugar con sus dones al servicio de la vida de su pueblo. Ahora llevan sobre sus hombros la mayor parte de la obra de evangelización de su continente. Muchos hijos e hijas de África llevan ahora en sus manos la antorcha de la consagración total como religiosos al servicio de Dios y del Evangelio.

 

Un don y una responsabilidad

El Sínodo de África (1995) atestigua que el enorme crecimiento de la Iglesia en África en los últimos cien años y los frutos de santidad que ha dado sólo pueden tener una explicación posible: todo esto es un don de Dios. Ningún esfuerzo humano por sí solo podría haber llevado a cabo esta obra en el transcurso de un período de tiempo tan relativamente corto.

Este don es a la vez una tarea y una responsabilidad que tanto la Iglesia como la Asunción reconocen como un privilegio y una oportunidad. África está llamada hoy a un intercambio de dones, ya que se pide a los misioneros africanos que apoyen la nueva evangelización en los países, ahora secularizados, que en su día enviaron misioneros que salieron por primera vez hacia África para anunciar la Buena Nueva.

África está dotada de una riqueza de valores culturales y de cualidades humanas inestimables que puede ofrecer a las Iglesias y a la humanidad en su conjunto. Los africanos tienen un profundo sentido de lo sagrado, de la existencia de Dios creador y de un mundo espiritual. En la cultura y la tradición africanas, el papel de la familia es fundamental. Con ella viene el amor y el respeto por la vida, un amor por los niños que son acogidos con alegría como regalos de Dios. Los africanos muestran su respeto por la vida humana hasta su fin natural, y mantienen a los padres y parientes ancianos dentro de la familia. Las culturas africanas tienen un agudo sentido de la solidaridad y de la vida en comunidad profundamente arraigado en sus valores fundamentales de Ubuntu (humanidad y regeneración moral) y “Umoja” (unión). Estos valores son clave para revertir eficazmente la dramática situación del continente y facilitar el surgimiento de un nuevo mundo post-pandémico. ¿Formarán Ubuntu y Umoja parte del ADN cultural de África que es su regalo para la Asunción? Son valores preciosos que hay que alimentar en los jóvenes en la formación religiosa y en nuestras escuelas si queremos contribuir a un continente de reconciliación, justicia y paz.

Hay 1.310 millones de personas (el 17% de la población mundial) en los cincuenta y cuatro países del continente. África es enorme, con una superficie de 30,37 millones de kilómetros cuadrados, en la que caben Estados Unidos, China, India, Japón, México y muchos países europeos juntos. África es un continente rico en recursos naturales y humanos, en tierras fértiles y en culturas profundas. Sin embargo, hoy día, África sigue viviendo la gran ironía de verse empobrecida por su riqueza. El desgarrador inconveniente para el desarrollo económico de África es sobre todo un problema de gobierno de sus propios dirigentes. Después de su larga y valiente batalla por la independencia de sus colonizadores, los pueblos se encuentran con dirigentes que privatizan el Estado y roban directamente al Estado y al tesoro nacional. Los políticos que son las personas más ricas de África desvían la ayuda extranjera y venden los recursos de su país a empresas extranjeras. Participan en el amplio acaparamiento de más de 10 millones de hectáreas de tierras de primera calidad por parte de inversores extranjeros para una supuesta seguridad alimentaria mundial. Los africanos desposeídos, hambrientos e indigentes acaban arriesgando sus vidas como emigrantes, víctimas de la trata de personas, y sufriendo enfermedades como el VIH/SIDA que dejan a los niños huérfanos. Se calcula que en África viven 32,1 millones de huérfanos, muchos de los cuales se hacen cargo de los hogares desde edades muy tempranas. Las deficientes infraestructuras de transporte, energía y conectividad digital dejan a África por detrás del resto del mundo. Sólo el 13,5% de la población africana tiene acceso a Internet, una ironía absurda cuando el mineral coltan (columbita-tantalita) utilizado en el desarrollo de ordenadores, teléfonos móviles y dispositivos electrónicos procede en gran parte de África.

 

La respuesta de la fe

¿Cuál ha sido la respuesta de la Iglesia a esta realidad? Desde el principio, los misioneros crearon instituciones de servicio social que redimían a los esclavos y los rehabilitaban, aldeas cristianas, proporcionaron educación y formación profesional para capacitar a la gente, especialmente a las mujeres, instituciones sanitarias que redujeron la mortalidad y las enfermedades, lucharon contra la pobreza proporcionando formación en agricultura, riego y tecnología a las comunidades agrícolas. La gente de Iglesia arriesgó su vida defendiendo la causa de la justicia, creando redes para promover y defender la dignidad y los derechos fundamentales de los explotados, tendieron puentes entre las comunidades étnicas, alimentando el proceso democrático, formando a los jóvenes que, con suerte, crearán un mañana mejor para sus naciones, sentaron las bases de una sólida vida religiosa que ha propiciado el florecimiento de las vocaciones sacerdotales y religiosas, así como el nacimiento de nuevas Congregaciones religiosas. Un indicador significativo de todo esto es el crecimiento exponencial de la población cristiana en África, como muestran las cifras:

- 1900, 9 millones

- 2000, 380 millones

- 2025, 633 millones

 

¿Y la respuesta actual de la Asunción?

(Sesión continental de hermanas Junioras 2019 )

Ante la presencia de los jóvenes, una prioridad fundamental es la formación. Una formación que les haga plenamente africanas y plenamente asuncionistas, capaces de aportar el don del carisma para la vida de su pueblo. Esto se ha puesto de manifiesto con la llegada de las numerosas Hermanas jóvenes de Madagascar, con sus dones de fe y cultura que enriquecen a la Asunción. La educación transformadora en sus escuelas, desde preescolar hasta la secundaria... con una educación de calidad caracterizada por la fe, la formación del carácter, la responsabilidad social y la excelencia académica como sello que dan a los jóvenes. Quieren formar líderes transformadores no sólo para el África de mañana, sino también ahora, para el África de hoy. Esto lo llevan a cabo con los laicos de Asunción Juntos que están comprometidos con la espiritualidad y los principios educativos de María Eugenia. Con sostenibilidad en términos de recursos humanos, una preocupación compartida por todas las provincias es llegar a la sostenibilidad financiera. Con creatividad e ingenio inician proyectos que aseguren la vida y la misión de las Provincias. En un continente en el que la Asunción está ya presente desde hace más de 60 años, una de las preocupaciones es el cuidado de sus primeras Hermanas que envejecen, las pioneras que ahora su centro es la oración y una fuerte contemplación.El contexto y el desafío que comparten las Hermanas de los trece países de África y Madagascar las lleva a colaborar y a trabajar en red como continente. Un proverbio africano dice: “Cuando las telas de araña se unen, pueden atar a un león”. Las necesidades y exigencias de la misión pueden ser formidables, pero unidas y compartiendo recursos descubren su fuerza y potencial para hacer y ser más. Tienen sesiones continentales para educadores, formadores, consejos provinciales, los jóvenes y las hermanas profesas. Experimentan la Congregación como el “viento a sus espaldas” en sus esfuerzos por hacer realmente de la Asunción en el continente un precioso regalo para la Iglesia y para su pueblo.

 

HNA. VICENTA Provincia de África del Este

 

Para leer #Assumpta nº4, hacer clic aquí