local_offer JPICS

El descanso de la tierra y las prácticas ancestrales en el África subsahariana: entre los límites y las prohibiciones

E eventJueves, 24 Septiembre 2020

Original francés

En su mensaje para el Tiempo de la Creación de 2020, el Papa Francisco nos dice: “En su sabiduría, Dios reserva el sabbat para que la tierra y sus habitantes puedan descansar y retomar fuerzas". Recuerda que “durante el Jubileo, se invita al Pueblo de Dios a descansar del trabajo diario, para dejar, gracias a la caída del consumo habitual, que la tierra se regenere y el mundo se reorganice". Durante este tiempo sabático, el ser humano al parar temporalmente sus actividades, se rehace en una relación renovada con su Creador, tierra fértil también para una relación ajustada a las criaturas no humanas con las que comparte la vocación común de la alabanza. Aceptar e integrar el límite (templanza -moderación-sobriedad) en nuestros estilos de vida es dar a los habitantes de la tierra (humanos y no humanos) la oportunidad de descansar y recargar sus baterías por el bien de toda nuestra Casa común.

Las sociedades tradicionales tienen una sabiduría basada en la conciencia de que el "activismo mordaz" en la naturaleza es perjudicial para el equilibrio de los ecosistemas y pone en peligro la vida en la tierra. Por esa razón la noción de límite es parte integral del vivir en y con la naturaleza para permitirle el descanso necesario. Los ejemplos de dos grupos étnicos en el África subsahariana tradicional muestran cómo las prácticas ancestrales se articulan con el descanso de la naturaleza: los Bulu en Camerún (Paul Christiane Bilé: 2012) y los Madare en Burkina Faso (Bruno Doti Sanou: 2001).

Los Bulu (Camerún) practican la rotación de cultivos y el barbecho para permitir que el suelo descanse y se recupere. La rotación consiste en dividir la tierra en diferentes partes llamadas soles, parcelas (asán en bulu). Cada parcela se dedica a un cultivo determinado durante cierto tiempo y luego se deja reposar antes de cultivar algo de nuevo en ese terreno. En cuanto al barbecho, consiste en dejar una zona agrícola en reposo durante un período prolongado que puede oscilar entre seis meses y un año (o incluso más). 

El reposo del mundo animal entre los Bulu se organiza en torno a ritos y prohibiciones. Así, las técnicas de pesca y caza utilizadas son las que se limitan exclusivamente a llevar las necesidades básicas de pesca y caza para la comunidad. Para la pesca se autorizan tres técnicas: la pesca en el límite (minób) reservada a los hombres, la pesca con red (mesaman) y la pesca de barrera (mie’é), practicada por mujeres. Tengamos en cuenta que la pesca de barrera se realiza en grupos una o dos veces al mes y solo en la estación seca. No debe durar más de 45 minutos y se evitan los peces pequeños. Tal práctica preserva el medio acuático de actividades agresivas por parte del ser humano y por tanto le permite el descanso necesario para la sostenibilidad de las especies que allí habitan. Para los Bulu, todo aquel que se desvíe de estas "prohibiciones" pone en peligro la armonía cósmica y por tanto la vida del grupo social. Sin embargo, estas formas de hacer las cosas están desapareciendo. Debido a la alta demanda de caza y pesca de agua dulce, los agricultores lo ven como una fuente de ingresos y ahora se dedican a la caza y la pesca ininterrumpidas, lo que amenaza la desaparición de ciertas especies animales.

Otra forma de restricción se refiere a tres especies vegetales consideradas sagradas entre los madare (Burkina Faso). Se trata de néré, karité y rônier. Varias prohibiciones rodean estos árboles bien protegidos, y el jefe de familia es el principal responsable de reproducirlos. También debe plantarlos en cualquier terreno que le asigne el jefe de la tierra. Debe ser garante del cumplimiento de la prohibición de talar estas tres especies. La restricción que acompaña a estas tres especies es una forma de darles el "descanso" que necesitan para desarrollar su misión vital en este pueblo. Porque estas tres variedades de árboles no solo son sagradas, sino medicinales y alimenticias. El néré produce un fruto cuya harina se usa para preparar gachas, cuscús ... Las semillas se usan para hacer soumbala (¡el equivalente al camembert francés en términos de olor!), Una forma de aroma utilizada en diferentes platos. Se sabe que la papilla del polvo del fruto del néré es un tónico y un laxante, mientras que la soumbala se considera un buen regulador de la tensión. A partir de la nuez de karité se produce manteca de karité que se utiliza para la cocina, para masajes, iluminación, etc. En cuanto al palmito (rônier), sus frutos producen un refrescante jugo lechoso y frutos secos nutritivos. Las hojas se utilizan en la construcción de cabañas para protegerse del sol y de la lluvia o para mantener la comida fresca. También se utilizan para hacer cestas, sombreros, esterillas, cunas, etc.

En nuestra mentalidad contemporánea, la prohibición tiene mala prensa porque evoca reproche, ataque a nuestras libertades. Nos impide hacer “lo que queramos y pensemos que es nuestro bien”. En el contexto de la sociedad tradicional, las prohibiciones son consideradas como “interdicciones” es decir una manera de hablar entre los humanos, las divinidades intermedias y Dios que promueve el descanso de la tierra y sus habitantes con miras a la armonía y el bienestar.

Sr. Viviane Sawadogo - R.A

Equipo JPICS

 

  

 

::::::::::::::::::::::::::::::::     FOTOS

Lien pour l’image ‘pêche traditionnelle’

https://journals.openedition.org/ethnoecologie/2206?lang=en

 

Lien pour l’image « gousse de néré »

https://www.elephas.fr/fr/programmes-de-conservation/2-2/

 

Lien pour l’image « arbre karité

http://paysdelaterenga.over-blog.com/2015/11/le-karite-l-arbre-aux-1000-vertus.html

 

Lien pour l’image « fruits du karité »

https://www.oxfammagasinsdumonde.be/blog/material/noix-de-karite/#.X1VKGHkzY2w

 

Lien pour l’image « un rônier »

http://lasomone.com/le-ronier-un-arbre-utile-et-symbolique