local_offer Religiosas local_offer Ser religiosa

¡¡Ha nacido!!

eventMiércoles, 14 Abril 2021

"El Señor se ha abajado. Miró a la tierra. Contemplamos su figura".

 Queridos hermanos y hermanas, la comunidad del noviciado de Santa María Eugenia de Yaundé se alegra con todos en este tiempo de gracia. Os invitamos a uniros para reconocer con fe las maravillas del Señor en nuestro mundo.

Sí, el Señor se ha humillado y ha mirado a nuestra región en su abajamiento. La reapertura del noviciado en la región es un motivo de agradecimiento para nosotras. Desde el 20 de agosto de 2020, la Hermana Françoise ha regresado desde la comunidad del noviciado de Bobo Dioulasso, África Occidental, para asumir la responsabilidad de la comunidad y la formación de las novicias. Le agradecemos su disponibilidad.

El 30 de agosto de 2020, la hermana Thérèse Nyiranzinza dejó definitivamente la comunidad de Yaundé, después de más de 20 años de servicio, para regresar a su provincia natal. Le agradecemos mucho su participación en la vida de la Región. Que el Señor le conceda salud y muchas bendiciones para el resto de su caminar.  A través de ella, damos gracias a la provincia de Ruanda-Chad por el camino que hicieron juntas.

El 1 de septiembre de 2020, contemplamos el Rostro del Señor en nuestra comunidad que abrió efectivamente sus puertas a seis jóvenes, deseando seguir nuestros pasos en la vida consagrada y llevar con la Congregación, el carisma que nos legó la Madre María Eugenia de Jesús.  De hecho, entre las seis jóvenes, la novicia Rose llegó de Bobo Dioulasso, donde había comenzado su noviciado. Damos las gracias a la Provincia de África Occidental que la acogió y comenzó a iniciar sus pasos en el seguimiento de Cristo en nuestra familia religiosa. Las otras cinco (Angèle, Falonne, Gemima, Miflore y Trinité) hicieron su postulantado en las comunidades de Yaundé y Bafoussam. Expresan con alegría el vivir juntos y van descubriendo poco a poco la vida del noviciado. Que el nombre del Señor sea bendito para siempre.

El 10 de septiembre de 2020 se celebró una misa por la reapertura oficial del noviciado de África Central, presidida por el P. François Xavier OLOMO, capellán del noviciado y canciller de la Archidiócesis de Yaundé. En su homilía, exhortó a las novicias a vivir en humildad, sencillez y abiertas para el acompañamiento y la formación. También puso énfasis en la libertad interior que permite a cada una ser ella misma y dar una respuesta personal a Dios. 

El Señor ha mirado a nuestra comunidad con la acogida e instalación oficial del noviciado. Después de esto, las novicias comenzaron los cursos de formación en comunidad. Descubrieron el curso de la Regla de Vida como algo característico de la etapa del noviciado. Este curso les abre a una mejor comprensión de la espiritualidad de la Congregación y a integrarla mejor en su vida diaria. Esto les ayuda igualmente a colocar correctamente la devoción a la Virgen María. La lectura bíblica les hace familiarizarse con la Sagrada Escritura y a conocer mejor la historia de la salvación. La preparación de los cursos de catequética les favorece para profundizar en su vida de fe y para tomar en serio su misión con los jóvenes a los que tienen la responsabilidad de acompañar. Unos cursos se siguen en el inter-noviciado y otros se programan por sesiones. Damos la palabra a las novicias para que compartan sus experiencias con nosotras. 

El 9 de octubre de 2020 se celebró la misa de apertura del inter-noviciado y el primer contacto con otras congregaciones y jóvenes que, como nosotras, buscan entregar sus vidas al Señor.

Los cursos del internoviciado comenzaron el 13 de octubre de 2020 con jóvenes procedentes de 22 congregaciones. Es una experiencia muy fuerte que nos enriquece y nos permite crecer juntos en la búsqueda de Dios, hoy. También es una forma de vivir la caridad en la Iglesia.  Porque, en lugar de que cada Congregación busque su propio profesor para el mismo curso, juntamos nuestras fuerzas para construir nuestra familia como Iglesia.  Participamos en estos cursos del internoviciado dos veces por semana (martes y jueves). Algunos temas están programados en sesiones y hasta ahora hemos participado en dos sesiones:

Uno sobre la oración y la reconciliación que nos ha hecho conscientes de que la historia de nuestra familia es parte de nuestro ser y se nos invita a integrarla sin elegir lo que nos gusta, ya que no hay espiritualidad para alguien en conflicto.

La sesión sobre sexualidad y afectividad en la vida consagrada nos ayudó a salir de nuestra ignorancia sobre la palabra "sexo" ya que todo ser es sexual; aprendimos mejor que la sexualidad forja toda nuestra persona y determina nuestra personalidad.  Y como jóvenes, aspirando a la vida consagrada, un buen dominio de nuestra sexualidad y afectividad nos abre a lo sagrado de nuestros cuerpos. Porque nuestro cuerpo es el templo del Espíritu y el lugar del encuentro íntimo con Dios.

"El Señor se inclinó" hacia nuestra comunidad en la Solemnidad de Todos los Santos cuando las postulantes entraron en el noviciado. Como lo expresan a menudo, la celebración les permitió sentir una paz en su camino interior y el desafío del amor que las estimula diariamente.  El símbolo elegido por cada una es el hilo conductor de su vida en esta etapa del noviciado.

Cerramos el primer trimestre el 22 de diciembre con una preciosa celebración eucarística de Navidad en el internoviciado, seguida de una fiesta familiar: bailes, poemas, sketches, etc. ... rematada con una comida preparada por los novicios de las diferentes comunidades. Descubrimos los talentos artísticos y culinarios de nuestros

novicios. Esta celebración finalizó con el descubrimiento de los amigos invisibles organizado por el internoviciado. 

                              Que el Señor continúe haciendo que nuestros esfuerzos den fruto y que su Reino sea conocido y amado a través de estos esfuerzos.

                              Una vez más les deseamos un feliz año 2021 lleno de gracias del Señor para todos y cada uno de ustedes.        

 

 

                                                                          Comunidad del Noviciado de Santa María Eugenia en Yaundé      

 

Las hermanas Astrid, Françoise, Celestina Alegresse, Solange Immaculée, Angèle, Falonne, Gemima, Miflore, Rose y Trinity