local_offer JPICS

La cumbre de la inmigración lamenta los pueblos centroamericanos "vacíos”

L eventViernes, 18 Junio 2021

John Lavenburg Corresponsal Nacional

5 de Junio del 2021

 

Obispos de Estados Unidos, Centroamérica y México se enfrentan a la cámara en la capilla del Seminario de Mundelein, en las afueras de Chicago, el 2 de junio de 2021, para bendecir a una mujer salvadoreña a través de Zoom que compartió con ellos su historia de inmigración. Junto con representantes del Vaticano y organizaciones católicas, los prelados participaron en una sesión de emergencia el 1 y 2 de junio para exponer la respuesta de la iglesia estadounidense a la inmigración, así como para buscar una mayor colaboración con los obispos de los países de donde provienen algunos migrantes. (Crédito: Rhina Guidos, vía CNS).

 

NUEVA YORK ¬¬- En una reunión de emergencia sobre inmigración celebrada esta semana, un momento destacado para el obispo Mario Dorsonville fue una conversación con un obispo de El Salvador que describió el creciente vacío de algunas de sus ciudades diocesanas.

"Me dijo que era triste para mi diócesis que algunos pueblos estuvieran vacíos y que sólo quedaran los abuelos, pero que todos los padres y los jóvenes se hubieran ido", recordó a Crux Dorsonville, obispo auxiliar de Washington y presidente del Comité de Migración de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos.

La conversación surgió de un debate más amplio sobre las causas de la migración, que Dorsonville identificó junto con un enfoque de defensa y la importancia de la colaboración y la corresponsabilidad entre la Iglesia en Estados Unidos, Centroamérica y México como tres áreas de enfoque.

La reunión tuvo lugar los días 1 y 2 de junio en el Seminario de Mundelein, en las afueras de Chicago. Entre los prelados estadounidenses que asistieron se encontraban Dorsonville, los cardenales Blase Cupich de Chicago y Joseph Tobin de Newark; el arzobispo José Gómez de Los Ángeles, presidente de la USCCB; el obispo Mark Seitz de El Paso y el arzobispo Gustavo García-Siller de San Antonio.

También asistieron obispos de Centroamérica y México. Entre los representantes del Vaticano y los líderes de organizaciones católicas se encontraban Dylan Corbett, director ejecutivo del Hope Border Institute; la hermana Norma Pimentel, directora ejecutiva de Catholic Charities of the Rio Grande Valley; Sean Callahan, presidente y director ejecutivo de Catholic Relief Services; Anna Gallagher, directora ejecutiva de Catholic Legal Immigration Network Inc. y Anthony Granado, vicepresidente de relaciones gubernamentales de Catholic Charities USA.

En una conversación con Crux, Corbett calificó de "notable" el hecho de que se hayan reunido estas diferentes voces, y dijo que fue especialmente importante contar con la participación de los obispos de Centroamérica y México para renovar el compromiso de colaboración transfronteriza.

"Se reconoció que estamos en un momento único en el que la voz católica puede tener algo muy importante que aportar en términos de la conversación nacional sobre inmigración", dijo Corbett. "Es una oportunidad para que hablemos con una voz común a los legisladores a favor de una reforma que se base en principios como la dignidad humana".

Abordar las causas profundas es una de esas áreas. La violencia, el cambio climático, la corrupción, la inestabilidad política y la falta de educación y oportunidades de éxito fueron algunos de los temas que se trataron. Corbett señaló un fuerte compromiso, especialmente por parte de los obispos latinoamericanos, para involucrar a la administración de Biden cuando también se comprometan a abordar las causas fundamentales.

La vicepresidenta Kamala Harris tiene previsto visitar Centroamérica con motivo de la migración la próxima semana.

"Trabajar con [el gobierno de Biden] específicamente en el desarrollo de planes creíbles que reflejen nuestra comprensión del desarrollo humano integral [es] un trabajo a largo plazo que producirá beneficios a largo plazo", dijo Corbett.

Dorsonville dijo que también es importante que los prelados de ambos lados de la frontera comprendan cuáles son las causas fundamentales para abordar adecuadamente a los migrantes en sus comunidades.

"Fue importante para nosotros profundizar y ver cómo seguimos siendo muy abiertos para abrazar a los que vienen, pero también cómo los obispos de la región seguirán promoviendo un sentido de amor, respeto y crear algún desarrollo futuro para los niños y jóvenes", dijo.

Un camino hacia la ciudadanía para los Dreamers, los beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) y los agricultores es otra área que el obispo Dorsonville dijo que los obispos ven como una prioridad principal.

"Los ves ahí mismo produciendo lo mejor para el país. Se sienten parte del país, aman el país", dijo Dorsonville. "No sólo han estado dando su trabajo sino sus contribuciones a la economía, entonces supongo que sería extremadamente importante en consideración a estas familias que han estado en tiempos tan difíciles a través de los años".

Sin embargo, señaló que la iglesia no es el gobierno y no está llamada a crear leyes, por lo tanto, lo que tienen que hacer es brindar un servicio constante y directo a los migrantes, y hablar en nombre de la gente a la que sirven.

"Cuando los políticos, y especialmente el Congreso, ven los testimonios de la gente y empiezan a conocer sus rostros y sus historias, se conmueven con belleza y compasión", dijo el obispo Dorsonville. "Ambas partes tienen que reunirse y finalmente estar unidas en la resolución de hacer lo que este país ha sido reconocido a través de los años: un país de inmigrantes, pero también un país de verdad, justicia y paz".

Otro aspecto de esa defensa en el que coincidieron los obispos, añadió, es el de asegurarse de que los inmigrantes se sientan siempre bienvenidos a una comunidad católica, independientemente del lugar al que viajen.

"Somos una iglesia y nos sentimos corresponsables de que, a medida que esa persona siga emigrando, haya una parroquia que la acoja porque es hija de nuestro señor y tenemos la devoción por el drama humano que está viviendo y nuestra capacidad de caminar con ella, de estar con ella y de dar esa voz de esperanza y de fe y de amor es tan importante", dijo Dorsonville.  

Siga a John Lavenburg en Twitter: @johnlavenburg