local_offer Educación local_offer Religiosas

Provincia de Ecuador : Gotas de comunión y esperanza

P eventLunes, 15 Agosto 2022

“…el Reino de Dios es como un hombre que hecha el grano en la tierra. Lo mismo si está dormido como si está despierto,…pasan las noches y los días, y sin que él sepa cómo, la semilla germina y crece”. Mc. 4,27

 

Desde 1995 estamos insertas en un sector de frontera, en el barrio Oriente Quiteño - Parroquia Santa María de la Argelia. El cierre de la Guardería y Escuela en el año 2013, dejó un gran vacío en las familias, por lo que ante la llamada a “vivir la experiencia fecunda de ser Asunción Juntos”, se inició un camino para Resignificar nuestra presencia en Quito. Fruto de este caminar, en julio del 2021, se dio inicio al Proyecto Vacacional Asunción que sirvió para hacer conocer a los padres de familia con hijos de entre 5 y 12 años de un nuevo Proyecto, el Centro de Apoyo Escolar Asunción al servicio de la Vida`, el que inició su misión en octubre del mismo año.

A nivel mundial, la pandemia evidenció la exclusión de los sectores más vulnerables de la sociedad, en los niveles socio – económico – educativo, familiar, emocional, sin exención del religioso, por lo que la voz profética de Sta. ME., al afirmar que “el amor a la Iglesia, es nuestro sello de Identidad”, enmarca nuestra respuesta a la invitación del P. Francisco para participar en un Nuevo Pacto educativo, encaminado a “la construcción de una civilización de la armonía y de la unidad”.

Un Pacto educativo`, una Educación Transformadora`, que favorecen la participación consciente de cada uno de los agentes,  de que “toda acción es importante, no solo por lo que se hace, sino por quién lo hacemos” – Jesucristo. Estos siete primeros meses han sido un constatar la acción del Espíritu que se vale de estos “pequeños y frágiles medios para hacer presente el Reino”; este pequeño proyecto va gestando la solidaridad en amigos, vecinos, quienes comparten desde su pobreza, con los costos del material para bioseguridad, material escolar, refrigerios, etc. y según las posibilidades los padres de familia contribuyen con una pequeña cuota mensual, otros niños son amparados por amigos de la Asunción. Un día a la semana somos acompañados solidariamente por tres estudiantes de fin de carrera en pedagogía, de la universidad ESPE.

Este tiempo ha sido de incesante acción de gracias -de los padres de familias, quienes por circunstancias laborales o por falta de medios para el acompañamiento académico a sus hijos, experimentaban impotencia y frustración. Esa inhabilidad se ha convertido en alegría… “mi hijo venía con mucho temor, pero cuando lo recojo veo alegría en su rostro”, “solo sabía la oración al Ángel de la guarda, el canto de mi hijo al oído me está haciendo aprender el Padre Nuestro, pero, sobre todo, que había dejado esta responsabilidad a la abuela y siento que tengo que involucrarme”, “la profesora de la escuela solo me llama la atención por el comportamiento de mi hija, pero ustedes no se quejan y ella está feliz”.

¡Cómo no dar gracias a Dios por este espacio de sanación de heridas infringidas o auto infringidas! En palabras de los niños: “cuando usted me preguntaba algo, yo mismo al responder afirmaba que lo que decía o hacía estaba mal”, “¡ayúdeme!, ¡me van a operar!, ¿qué hago para no tener miedo? El gesto de colocar las manos sobre las de la maestra y juntos repetir una invocación de protección a Dios… habla de confianza, de amor; “¡no entiendo! ¡me da rabia! ¿por qué la profesora (clase virtual) dice: no dejen que sus maridos las… ¡somos niñas!, ¡no tenemos maridos!”. La acogida, la escucha, la palabra tierna, el trato personalizado, el ambiente de familia favorece este proceso de sanación.  

El ser comunidad fraterna, que potencia relaciones humanas y misericordiosas se evidencia en la espontaneidad para expresar: ¡estoy feliz!, ¡las hermanitas, las profes son buenas!, ¡aquí aprendemos!, ¡yo también quiero venir en la tarde!, ¡mi hijo está aprendiendo y está cambiando su comportamiento!, ¡terminó la primaria, no quería seguir estudiando…! ¡está feliz, empezó a leer y a escribir!

Como la Vida, que se gesta con pequeños detalles y con la certeza de que “Dios no mira lo que se hace, sino el amor con el que se hace”, se va plasmando este proyecto como Iglesia en salida… sentimos que María es quien nos alienta… “hagan lo que él les diga”, Sta. María Eugenia nos conduce y la Esperanza nos colma.

 

COMUNIDAD DE QUITO

 Equipo Coordinador

 

Emilia Arguello Santos.

Sarita Panchana Vera.

Carmen Rosa Peñaranda.