local_offer Religiosas

Provincia de Europa: Una peregrinación a las raíces

P eventSábado, 22 Enero 2022

Lituania en el 2022 celebrará el 50º aniversario de la Crónica de la Iglesia católica lituana, el "samizdat" que el KGB nunca consiguió detener. Hace un año recibí una invitación de un periódico para escribir un libro infantil sobre las Crónicas y preparar una serie de artículos. El tema no me era ajeno porque en la clase de religión hablaba a menudo con los alumnos sobre la resistencia no violenta, la lucha por los derechos humanos y la libertad religiosa. Ante esta situación decidimos que este verano, con una amiga dibujante, empezaríamos a escribir este libro que debería publicarse en febrero. Además, también este verano visitaríamos varios lugares relacionados con la Crónica, y en septiembre participé en una expedición de dos días con el cardenal Sigitas Tamkevičius (algunos de vosotros lo recordaréis por su testimonio) y las hermanas Regina y Bernadeta, que en su juventud participaron activamente en la edición y distribución de la Crónica. En compañía del camarógrafo recorrimos unos 1.000 kilómetros por el suroeste de Lituania, visitando pequeñas aldeas en las que trabajaban sacerdotes que fueron muy activos durante la época soviética. La seguridad les impedía ejercer su ministerio en las ciudades, pero los implicados se reunían con ellos en los rincones más remotos. La pequeña rectoría de Zdebskis (ver foto), por ejemplo, se utilizaba para retiros de jóvenes y religiosas. Este "recorrido" con testigos vivos de la historia fue una experiencia indescriptible.

Foto: Delante de la rectoría del P. Zdebskis con la Hna. M. M. Regina (una pequeña bomba siempre llena de energía y humor)

La Crónica comenzó en Simnas, donde el padre Sigitas fue nombrado coadjutor en 1972. Por aquel entonces, su amigo, el padre Juozas Zdebskis, fue detenido por catequizar a niños. Sigitas, tras consultar con su obispo en el exilio en el norte de Lituania, comenzó una publicación clandestina, la Crónica. Salía aproximadamente cada tres meses. En la primera página aparecía escrito: después de leerlo, pásalo a otra persona. Y así viajó en secreto de mano en mano. Es una historia que todos conocemos, pero es extraordinario estar en la iglesia de Simnas con el cardenal Sigitas, verle abrir el relicario de los altares laterales y abrir el agujero en el que se escondían los manuscritos. El baptisterio también tenía un doble fondo que servía de escondite. Un doble tablón en la puerta del garaje era otro. Este año, para conmemorar el aniversario de la Crónica, se publicará también el diario del Cardenal, que escribió desde 1972. Leí el manuscrito en una noche. Revela el drama humano de la época, porque estas personas no eran superhéroes. Vivían muy asustadas, sabían lo que les amenazaba. Por ejemplo, en 1983, justo antes de ser detenido y encarcelado, el padre Sigitas escribió un memorial que distribuyó entre sus amigos. En él decía que, si alguna vez renegaba de sus creencias, empezaba a apoyar al gobierno soviético o firmaba un acuerdo de cooperación, "sabed que no soy yo, es lo que estoy haciendo porque me ha quebrado la policía"... Visitamos otro pueblo en el que en 1970 el padre Jonas Lauriūnas SJ y sus compañeros jesuitas crearon un seminario clandestino en una rectoría escondida en lo más profundo del bosque, ya que la seguridad limitaba cada vez más el número de alumnos del seminario de Kaunas. Era un seminario de vanguardia, porque la seguridad en Kaunas no permitía enseñar la teología del Vaticano II, mientras que los jesuitas recibían clandestinamente literatura teológica de Occidente y trataban de seguir los acontecimientos de la Iglesia en la medida de lo posible. Un antiguo alumno de este seminario que trabajaba como sacristán en la iglesia del pueblo, cuenta que para la orientación espiritual con el padre Lauriūnas, iban al bosque supuestamente a recoger setas, pero en realidad para asegurarse de que no había aparatos de escucha. Hay muchas historias de este tipo, pero algunas no se cuentan por respeto, ya que hay muchos antiguos colaboradores que aún viven y que siguen ocupando altos cargos.

Foto: Escondido en el altar

 ¿Qué significó esta experiencia para mí? Un inmenso reconocimiento. La percepción de que después del Concilio Vaticano II, cuando el pensamiento teológico y la vida de la Iglesia católica se expresaban en Occidente en las grandes ciudades, aquí surgieron en pequeñas aldeas perdidas, a las que aún hoy se llega por caminos de tierra y que el GPS no reconoce. Los conventos y monasterios habían desaparecido, pero la vida religiosa se había hecho muy cercana al pueblo. Catequizar a los niños requiere un compromiso valiente, arraigado en la fe. Nuestra generación tiene la responsabilidad no sólo de recoger esta experiencia del pasado, sino de echar raíces en ella. Esto es especialmente importante para mí, ya que me voy de Lituania a Inglaterra.

Sr. Kotryna Danguolė