local_offer Covid19 ES

Poniendo los ojos en… la provincia deEuropa

P eventJueves, 24 Septiembre 2020

Ver las fotos

En Europa la situación no tiene precedentes. La vida de cada comunidad en nuestros cuatro países ha sido tocada y cambiada. Durante este período las hermanas se tomaron el tiempo de compartir algunas noticias, pensamientos y oraciones. Al leerlos, ¡Cuánto para compartir!

Como, Italia

¡Ya estamos en la sexta semana de confinamiento! No es fácil describir lo que estamos viviendo. Por un lado, el boletín diario nos habla de situaciones difíciles que, día tras día, sentimos cada vez más cerca de nosotros y de la gente que nos rodea. Por otro lado, como comunidad, hemos decidido organizarnos para que este tiempo sea un tiempo de gracia y no sólo un tiempo de espera. Nuestros días tienen nuevos ritmos; damos más espacio a la vida comunitaria, a la oración, al descanso: estudiamos los documentos del CGP, rezamos el Rosario en comunión con las familias cristianas de la diócesis para el fin de la pandemia, tenemos una tarde - una película... Pero en realidad nunca hemos dejado de trabajar. Este tiempo de mayor cercanía comunitaria está haciendo crecer la solidaridad y la colaboración entre nosotras, haciéndonos más atentas los unas a los otras para apoyar, discretamente, los momentos de tristeza o resignación que de vez en cuando los sentimos. Es un momento de gracia, una forma más radical de vivir la Cuaresma, en busca de lo esencial y en el esfuerzo de cuidar las relaciones ad intra y ad extra con nuestras familias, amigos, estudiantes y sus familias, nuestros colaboradores.

Roma, Italia

En comunidad elegimos momentos para formarnos juntos (Conferencias CGP, textos MME, artículos de actualidad) y para compartir la Lectio sobre el Evangelio del domingo. Esta situación hace preguntarse a cada una sinceramente, las profundas convicciones, admiración por la luz que trae el otro.

Una Hermana de la enfermería, a la luz de la fiesta de la Anunciación, dijo: "Es como si Dios se encarnara de nuevo en nuestro mundo de hoy, tan probado y atemorizado para despertar la solidaridad que hace cercana su ternura".

Inglaterra

La vida en Inglaterra cambió drásticamente desde la noche del 23 de marzo, cuando el gobierno anunció un "cierre". Ahora sólo se nos permite salir de nuestras casas para comprar comida o medicinas, para el ejercicio diario, para viajar al trabajo que sea absolutamente necesario, para visitas médicas o para ayudar a los vulnerables. Esta medida se tomó relativamente tarde en el Reino Unido, ya que el gobierno propuso inicialmente centrarse en la protección de los más vulnerables y confiar en la inmunidad de la tropa una vez que un número suficiente de personas se hubiera infectado. Sin embargo, una vez que los estudios mostraron que esta política llevaría a más de 200.000 muertes y abrumaría al NHS (Servicio Nacional de Salud) se bloqueó. Repetitivo era el mantra: "Quédate en casa. Proteger el NHS. Salvad vidas".

Tras una reacción inicial de almacenamiento, la gente se centra ahora más en las necesidades de los enfermos y de las personas que corren más riesgo, y apoyan a todos los trabajadores de primera línea. Existe una preocupación por las personas sin hogar (aunque a muchas se les ha ofrecido alojamiento durante la crisis) y las que dependen de los bancos de alimentos, así como las que viven en alojamientos reducidos, en especial las familias con niños pequeños. Y por otro lado el mayor uso de la tecnología está ayudando a las personas a mantenerse conectadas, y a una mayor conciencia de las consecuencias del encierro para el bienestar mental.

La vida en nuestras comunidades se ha vuelto mucho más tranquila y más orante. Tenemos suerte con nuestros vecinos, que son buenos y recibir una ayuda y un apoyo práctico, así como los medios para participar en masa "en línea", con una gran variedad de lugares para "visitar" de esta manera. Como todo el mundo, estamos admirados por el personal médico y todos los trabajadores de primera línea. Una consecuencia muy positiva de la situación actual es la estima que se tiene por el trabajo esencial poco cualificado, como el personal de limpieza o los trabajadores del supermercado, así como, por supuesto, por el personal médico que es aclamado por la nación cada jueves, a las 8 de la noche.

Etterbeek, Bruselas

El encierro nos obliga a la creatividad apostólica: la catequesis en casa en línea, la junta directiva a través de videoconferencia Zoom, el informe anual de Welcome-Babbelkot en teletrabajo, el acompañamiento espiritual a través de mensajes escritos o telefónicos. Se exploran sitios para proporcionar a los niños Welcome-Babbelkot con ejercicios de francés para mantener el idioma.

A las 8 de la tarde, salimos a los balcones y ventanas para aplaudir a los médicos y al personal de enfermería para apoyarlos. ¡Ayer por la tarde, tuvimos una sorpresa, llegó Alma y se puso a tocar el acordeón! y de ésta manera contribuyó a crear un ambiente agradable en el barrio, una oportunidad para saludarse a lo lejos entre vecinos y saber que goza de buena salud.

Boitsfort, Bruselas

Decidimos vivir las mañanas en silencio para rezar, leer y hacer trabajos manuales. Compartimos bien todas nuestras tareas. Chantal respondió a una petición oficial: ¡hacer mascarillas! ¡Así está ocupada! Tres días, por la tarde, nos reunimos para leer juntos “Querida Amazonía”, para ver una película y para la reunión de la Comunidad.

Pierre, un vecino, - se preocupa mucho de nosotros, - se ha ofrecido a hacer todas nuestras compras... Sí, nuestra vida ha cambiado... ¡Cuántas veces en los capítulos etc. hemos hablado del ritmo acelerado de nuestra vida, y de repente la situación nos ha llevado a un ritmo más humano! Muchos ya han anunciado: "saldremos de esta situación más fuertes"!

Vilnius, Lituania

Lituania cerró sus fronteras y declaró la cuarentena el 13 de marzo y esperamos que esto ayude a manejar la situación. Sólo funcionan las tiendas de alimentación y las farmacias. No pueden caminar juntas por la ciudad, más de dos personas. Las mascarillas se usarán en la calle. Se espera que, aunque la situación se estabilice, se abrirán progresivamente, las escuelas y universidades. Detrás de la cuarentena, hay una enorme sombra que envuelve a las familias en riesgo social. Se teme una escalada de violencia, alcoholismo doméstico, etc. Para la mayoría de nosotros el ritmo de trabajo sigue siendo apretado, sobre todo cuando se trabaja (cursos, consultas, reuniones...) "en línea". ¡Nuestros conocimientos informáticos se han desarrollado muy bien, en estos últimos días!

Transmitimos en vivo vía Facebook la Liturgia de Tiniebla durante el Triduo Pascual y muchos de nuestros amigos agradecieron la oportunidad de rezar juntos.

Nos gustaría mucho que este tiempo de crisis fuera una oportunidad para profundizar en lo que Dios nos está diciendo en estos acontecimientos. Un himno lituano refleja este deseo: "No saldremos vacíos de tus profundidades, no seremos los mismos". Esperemos que volvamos a la vida de otra manera después de esta cuarentena...