local_offer Covid19 ES

Poniendo los ojos en… la región de África Central

P eventMiércoles, 14 Abril 2021

La pandemia del virus del coronavirus ha cambiado todo en nuestro estilo de vida.

¡Estamos confinadas!

El primer caso de esta pandemia en el Camerún, al igual que en la República Democrática del Congo, se detectó alrededor del 15 de marzo de 2020. Cinco días después, todas las escuelas fueron cerradas, se anunciaron medidas de confinamiento y las actividades se desarrollan ahora a un ritmo más lento y el estilo de vida está cambiando notablemente.

La medida del confinamiento es fácil de observar para los ricos de nuestra sociedad mientras que es difícil y complicada para el resto de la población. Esto se debe a que la mayoría de la población vive en pequeñas casas o apartamentos en los que se puede encontrar un gran número de personas. Además, las condiciones de vida son precarias y esta población se sitúa en zonas marginales con o sin muy poca infraestructura sanitaria capaz de frenar esta pandemia. Podemos pensar el daño que esta pandemia causará muy pronto a las poblaciones ya vulnerables. También, imaginar no sólo la angustia, sino también la preocupación diaria. Y anticipar ya el gran interrogante vital de los padres y madres de familias para quienes la consigna "quedarse en casa" no se corresponde con las preocupaciones diarias de alimentar a su descendencia o realizar sus actividades de supervivencia diarias. De ahí la pregunta que nos estamos haciendo: ¿qué es lo que perjudicará más a los africanos? ¿Covid-19 o habilidades de supervivencia diaria?

¿Qué constatamos?

Para muchos, además de los medios que ofrece la medicina moderna, el cuidado tradicional parece ser la forma efectiva de salir de esta epidemia. Una observación bastante clara: la epidemia está causando menos daño en la población en comparación con el pánico que se ha extendido de la misma.

Al principio de esta pandemia, la observación era obvia: el estrés y el miedo se habían apoderado de toda nuestra sociedad; todas los capas sociales involucradas. Con el tiempo, las medidas de confianza y seguridad observadas, así como el uso de plantas medicinales, dieron esperanza a todos.

Además, las poblaciones de nuestros países son en su mayoría jóvenes. Esta puede ser una posibilidad que tal vez limite las consecuencias dañinas de esta pandemia en nuestra sociedad.  

¿Nuestros gobiernos?

Por el momento, nuestros dirigentes (Camerún/RDC) parecen tener dificultades para proponer soluciones, garantizar el confinamiento, dado el numero tan grande de población y la dificultad para controlarla. En la actualidad, los medios de comunicación tratan de sensibilizar y alertar a la población, y proponer actitudes que se adopten ante esta situación que sacude al mundo: mantener una distancia entre los individuos, uso de mascarillas en lugares públicos, lavado regular de manos o uso de gel hidroalcohólico. En cuanto al uso de mascarillas, dadas las dificultades para obtenerlas, la gente se las está haciendo. Además, como el Estado no es el único regulador de los precios del mercado, observamos con gran pesar, una inflación en los alimentos. De ahí el riesgo de una crisis alimenticia.

Si el Jefe de Estado de la República Democrática del Congo ha consultado a su población más de una vez acerca de esta pandemia, el Jefe de Estado del Camerún aún no se ha pronunciado mientras el país registra gradualmente víctimas de la misma. Y el opositor al régimen, Maurice KAMTO agregó, en un artículo publicado en OPERA NEWS del 11/04/2020: "Nuestro país está en peligro debido a COVID 19 y el Jefe de Estado ha abandonado el barco. »

¿Cómo viven nuestras comunidades durante este período?

Nuestras comunidades no se encuentran al margen de las normas que hay que respetar: lavado regular de las manos, uso de gel hidroalcohólico, uso de mascarillas durante los trabajos comunitarios o las salidas, respeto de la distancia de un metro que hay que guardar... Todas estas medidas han cambiado nuestro estilo de vida: evitar fregar los platos con un gran grupo, no tener reuniones comunitarias, consagrar algunos días a la adoración nocturna, dedicar un tiempo al trabajo de jardinería en común... Seguimos regularmente los programas de celebración eucarística propuestos por la KTO. También nos beneficiamos de las celebraciones eucarísticas con nuestros sacerdotes amigos que pasan de vez en cuando por nuestras comunidades.

A nivel de iglesias locales

Las iglesias locales de los países de nuestra región han adoptado y adaptado las medidas tomadas por los gobiernos. Se cierran las escuelas, se suspenden las celebraciones eucarísticas con asambleas de fieles. Sólo los sacerdotes celebran en nombre del pueblo de Dios y los fieles siguen, a través de los medios de comunicación, las celebraciones a su elección. Algunos sacerdotes han creado plataformas a través de WhatsApp donde envían homilías para alimentar la vida espiritual de sus fieles durante este tiempo de confinamiento. Algunos fieles siguen las celebraciones ofrecidas por el canal KTO. Todas estas son propuestas para asegurar la comunión con nuestros pastores.

Por otro lado, las iglesias permanecen abiertas para permitir a los fieles practicar los ejercicios de piedad que siempre lo han hecho.  

Para el Triduo Pascual, el obispo de Yaundé permitió las celebraciones siempre y cuando se respetaran los gestos y actitudes recomendados: tomar asiento en distintos bancos, no más de dos personas por banco, manteniendo una distancia de al menos tres metros.

En resumen, esta pandemia nos sumerge en la angustia y el estrés porque nos afecta de cerca. Aunque confinados, estamos viviendo una gran solidaridad y comunión con el mundo escuchando las noticias y rezando. A través de nuestra esperanza fundada en la Resurrección de Cristo, estamos convencidas de que esta pandemia será erradicada un día.

Hermana ADIMAKI NYONDO Clementine.

Región del África central.