local_offer Archivos

Sesión de Archivos 2023

S eventJueves, 29 Febrero 2024

Ver las fotos 

Nuestro tesoro es Cristo, ¡por supuesto! Pero está encarnado en la historia y el carisma de la Congregación. Las Archiveras han recibido la misión especial de velar por las huellas de esta historia y de ayudar a las Hermanas a vivir hoy la Asunción, inspirándose en las fuentes. Es la parábola del hombre que encontró un tesoro en su campo o una perla rara la que acompañará los trabajos de la sesión. Durante 10 días, del 21 al 30 de abril de 2023, las Archiveras Provinciales consolidarán sus competencias y desarrollarán una red de trabajo para el futuro. Encontrarán noticias en la página web de la Congregación.

Primer día

Hoy queremos compartir la experiencia de la apertura de la Hermana Rekha. Tras un momento de interiorización personal, seguido de la puesta en común en la asamblea, nos vemos como una comunidad de archivistas en camino. Los archivos son el "santuario del carisma", como nos dijo Rekha. Son la memoria viva que nos interpela y nos invita a vivir en fidelidad a nuestra identidad. Esta memoria nos inspira para el presente y el futuro.

Segundo día

Este segundo día ha sido de emoción, fascinación, entusiasmo por la misión que se nos confía, resumida en cinco palabras claves: recolectar, clasificar, conservar, comunicar y aconsejar. Se nos ha introducido a los Archivos de une manera creativa con exposiciones, tiempo de integración personal, de observación, trabajos en grupo y compartir. Agradecemos el gran trabajo que se ha realizado y se sigue realizando desde hace treinta años hasta ahora, unas veces de manera sencilla y discreta, y otras de forma extraordinaria de la que hoy hemos sido testigos contemplando nuestro “Santuario” (el de los Archivos) como lugar de encuentro entre el pasado, el presente y el futuro.

Tercer día

Nos pusimos en camino como peregrinas hacia nuestras raíces y nuestra propia infancia, hacia los orígenes de la Congregación y de nuestra misión. Cada una de nosotras retomó la conversación iniciada con nuestra fundadora, ahora llamada "Ana Eugenia", ya que nos encontramos en Lorena, la región de su infancia. Contemplar con sus ojos estas tierras inmensas que la han modelado, la impulsaron a ver lejos, a respirar ancho. Recorrer los senderos del inmenso parque, acariciar los viejos árboles, escuchar a los pájaros, subir las escaleras, es entrar en la intimidad de la infancia de Ana Eugenia, como quien se acerca a un manantial donde ella misma volvió a beber mucho más tarde.

Cuarto día

El domino 24 de abril fuimos a Metz a visitar los lugares de la infancia y juventud de Ana Eugenia: las casas donde nació y los lugares donde vivió con su familia. También fuimos a la Catedral de Metz, donde Ana Eugenia y su madre solían rezar juntas; después visitamos la Iglesia de Santa Segolene adonde encontramos en el altar mayor el icono y las reliquias de Santa María Eugenia. En Santa Segolene concelebraron la eucaristía el padre Michel, asuncionista y el Padre Wieslaw, sacerdote polaco, quien nos acogió fraternamente desde nuestra llegada. Tomamos un picnic en un salón donde se reúne la comunidad parroquial polaca, éste fue un momento de compartir muy emotivo y alegre. Seguidamente partimos hacia Reims para visitar su hermosa catedral y pudimos darnos cuenta por qué las catedrales fueron fuente de inspiración para Ana Eugenia. De regreso a Auteuil, el padre Michel nos compartió unas notas sobre la relación de fe y amistad de María Eugenia con el padre D´Alzon. En la oración de vísperas compartimos nuestra experiencia de lo vivido en esta peregrinación.

Quinto día

Hoy es un día muy inspirador escuchando el compartir de la Hna. Veronique sobre la cultura del Cuidado - el patrimonio en nuestras manos - con un video clip significativo de Kintsugi, un arte japonés de restaurar el vidrio roto. Continuamos con el compartir de Celine H.P, archivista de las Hermanitas de la Asunción, sobre la preservación y el cuidado del documento antiguo y en caso de desastre. Más emoción por la tarde, cuando aprendemos y experimentamos cómo conservar, limpiar y clasificar todas las cartas de la Madre María Eugenia y los documentos de origen.

Sexto día

Un nuevo día para volver a sentir el inmenso amor de Dios en los caminos recorridos por esta valiente mujer de luz, que siempre mira por delante de su tiempo.  Este sexto día ha sido verdaderamente maravilloso y bendecido. Tocamos con nuestras propias manos el tesoro, una historia construida, experimentada y vivida a lo largo de los años por Santa María Eugenia de Jesús. En el corazón había sentimientos de alegría, gratitud, felicidad, esperanza, sorpresa, incredulidad, admiración y mucho, mucho amor. Entrar en el museo -un verdadero santuario- nos animó a querer y desear tener siempre "los ojos fijos en Jesucristo y en la extensión de su Reino".

Séptimo día

Las Hermanas Françoise y Cécile nos hablan del diálogo necesario entre todos los miembros de una provincia (Provincial, ecónoma, secretaria, comunidades...) para que la vida pueda circular. Para que la vida de la Congregación continúe y florezca, se mencionan con frecuencia varios elementos: el respeto y la discreción, la apertura y el diálogo, la confianza mutua, el realismo, el compartir y la búsqueda común de la vida. Organizarse y estar centrada en una tarea. Al mismo tiempo, se necesita paciencia y mucho tiempo.

La mejor transmisión es intentar transmitir nuestra experiencia vivida a partir de lo que hemos visto, tocado y oído.

Octavo día

La tecnología es un instrumento útil. Ayuda a organizar y archivar documentos para preservarlos para las generaciones futuras. Los registros digitales son frágiles y tienen una vida corta, por lo que es necesario almacenar la información para garantizar su continuidad. Experimentamos la importancia de utilizar la tecnología digital en nuestra misión como archivistas. La oportunidad de ejercitar y aplicar los conocimientos que hemos adquirido nos permite acceder rápidamente a la información o a los documentos de archivo, lo que simplifica las tareas y ahorra tiempo a la hora de buscar un documento. La tecnología digital es, por tanto, un requisito para el éxito de nuestra misión como archivistas.

Noveno día

Anales... ¿por qué escribir anales? ¿Cuál es su significado? Cada una fue invitada a escribir una página de anales sobre los dos días en Lorena siguiendo los pasos de María Eugenia. Fue muy interesante observar las diferencias y similitudes, por supuesto... A partir de ahí, la pregunta: ¿qué es importante para escribir anales?  Muchos intercambios y discusiones... Al final, podríamos resumirlo así:

Los anales no son ni una simple hoja de información, ni una copia de una agenda. Son el relato por parte de una hermana de una experiencia vivida en la comunidad. Es importante compartir la experiencia hecha a través de esta vivencia. Lo que cuenta es la vida; hacer sentir y sentir la experiencia de esta vida, intentando transmitirla a los que leerán estos anales mucho más tarde.

Diálogo con María Eugenia... Nuestra comunidad de archivistas vivió una segunda experiencia en el santuario: escuchar a María Eugenia en esta fase de la sesión. ¿Qué nos dice a cada una? ¿Qué le decimos nosotras a ella?  Media hora y vuelta a la sala para compartir... ¡un momento muy fuerte una vez más!

Último día

Nosotras, como « comunidad de Archivistas », celebramos el aniversario de la fundación siguiendo los pasos de Santa María Eugenia y de nuestras primeras hermanas en París. Cogimos el metro y llegamos a la iglesia de San Sulpicio, donde cada una de nuestras hermanas escucharon por primera vez al P. Combalot. Pasamos allí algún tiempo con los recuerdos del encuentro.

Después fuimos a la Chapelle des Carmes, donde María Eugenia tuvo el encuentro con Mère Augustine y Teresa Emmanuel. En ese momento, nos alegramos de visitar la rue Férou en el 184 aniversario de nuestra fundación. Estábamos en silencio con gratitud a Dios por las maravillas que han sucedido en la Asunción a lo largo de todos estos años. "Todo viene de Jesucristo".

Vinimos a Auteuil para el almuerzo y una reunión festiva. Luego, durante nuestra sesión de clausura, todas compartimos nuestra experiencia de vivir juntas como "comunidad de Archivistas" utilizando diferentes símbolos. Experimentamos una gran alegría y comunión, entramos en el santuario, encontramos el tesoro y aprendimos a beber de la fuente y estamos agradecidas.

Para la celebración eucarística festiva, se unieron a nosotros nuestras Comunidades vecinas de Lubeck, rue des Plantes y las hermanas de Bondy. Fue una reunión solemne.  Después de la cena, tuvimos la fiesta final con un variado programa cultural de diferentes países. Así la sesión terminó con un espíritu de comunión y de internacionalidad.

Una experiencia conmovedora de una vida (re)transmitida: Bélgica regaló a Ruanda varios álbumes de fotos y documentos importantes de las fundaciones, mientras que en el país no quedaba nada de antes de 1994.

Es como un segundo parto, como subrayan las hermanas con gran emoción. Gracias a las hermanas Marcienne y Katrin. Este es un buen ejemplo de una observación que se hace diariamente: los archivos dan a luz y hacen crecer una familia.

 También hay una convicción que suele expresar un dicho africano: ¡una cuerda nueva siempre se trenza a partir de la vieja!