local_offer Sesiones local_offer Ser religiosa

Sesión Internacional de Preparación para los Votos Perpetuos 2022 - Semana 6 y 8

S eventLunes, 15 Agosto 2022

Ver las fotos

Semana 6

Lunes, 16 – Domingo, 22 de mayo de 2022.

Dios continúa haciéndonos experimentar su amor, a través de esta sesión. Empezamos la semana con nuestra Hermana Pilar Trillo, Hermanita de la Asunción que nos habló de JPIC. A través de su intervención, hemos descubierto más sobre la realidad del mundo, marcado por la desigualdad, el cambio climático, los conflictos y la migración. Hemos sido llamadas a ser conscientes y a mirar lo que está sucediendo a nuestro alrededor, las periferias que están cerca de nosotros, como vimos en la Encíclica del Papa Francisco, Fratelli Tutti, No. 97. Conocer estas situaciones nos permitirá juzgar y actuar. A través de nuestros pequeños gestos, nos convertimos en artesanos de paz y de justicia, y esto nos ayudará a poner siempre a las víctimas en el centro de nuestras vidas. Y es el momento en que la gloria de Dios se manifestará a través de testimonios de vida. Basta con tener el corazón abierto y contar con Dios, que es el Justo por excelencia.

A esta hermosa experiencia siguió el tema de la ecología.  No se puede hablar de ecología sin hablar de JPIC. Nuestro estilo de vida nos debe llevar a un compromiso.  Sor Irene Cécile nos ayudó a contemplar la naturaleza y nos hizo comprender que somos parte de la naturaleza. San Francisco de Asís nos recuerda que somos hermanos y hermanas de todo lo que existe. Para él, amar la creación de Dios es una forma de amar su tiempo.  La naturaleza nos comunica la presencia de Dios. Al comer en silencio y plenamente conscientes, nos hizo sensibles a la Bondad de Dios en la creación. Esto nos lleva a cuidar la naturaleza y cada detalle de nuestras vidas con una actitud de gratuidad. También es una alegría para nosotras descubrir que nuestros tres votos nos ayudan a acercarnos a la creación.

Sor Agnès Thérèse nos ayudó a conocer la Iglesia tanto mística como histórica. La Iglesia no es una invención del hombre. Ella es santa y pecaminosa. Por los diversos nombres muy significativos que la Lumen Gentium No. 6 da a la Iglesia, hemos entendido que la Iglesia es mística. San Pablo define a la Iglesia como el Cuerpo de Cristo. Que el amor de Jesús y el amor de la Iglesia son inseparables, como nos dice nuestra Regla de Vida. Madre María Eugenia amaba a la Iglesia tal como es, se entregó por ella. Para amar a la Iglesia hay que conocerla, leer sus documentos e interesarse por lo que se vive en ella. Sigue siendo una invitación para cada una de nosotras. Concluimos con un intercambio con esta pregunta: ¿cómo podemos contribuir cada una de nosotras a la vida de la Iglesia como sus miembros?

El día anterior de partir hacia Preisch, la hermana Véronique vino a hablarnos sobre la evolución de nuestra congregación. La sucesión de las Superioras Generales nos ha hecho descubrir su fidelidad al legado de M.E. También visitamos el museo inaugurado el 8 de mayo. Sor Véronique también habló sobre el Gran Oficio y la Adoración. Nos conmovió ver cómo la Madre María Eugenia luchó con coraje para mantener el Oficio Divino y la Adoración. Fue una alegría para nosotras descubrir cómo el lugar del Oficio se fue determinando poco a poco. Las primeras hermanas comenzaron este Gran Oficio al iniciar el Adviento y terminaron manteniéndolo. El Gran Oficio para M.E., libera a las hermanas de distracciones; une a las hermanas a la Iglesia universal. Estas razones para ME nos hicieron pensar en cómo vivimos el Oficio. Hemos visto que nuestra vida apostólica y activa son inseparables. M.E nos dice que toda nuestra vida debe ser adoración. Hacer todo por amor en nuestro apostolado es una forma de adorar, porque la adoración es la perfección del amor.

¡Con qué alegría nos dirigimos hacia los lugares testigos de la infancia y la juventud de nuestra Madre Fundadora!  En Preisch experimentamos la belleza de la naturaleza y Dios nos bendijo con una lluvia fina. Nos conmovió la relectura de la infancia de M.E., que también nos hizo volver a nuestra infancia y juventud.  Descubrimos algunas virtudes de M.E. como la delicadeza y la sencillez a través de su amiga Ernestina.  En Metz, la Catedral, los lugares de residencia de la familia Milleret, Sainte Ségolène ...  "Es Dios quien conduce todo": Maria Eugenia nos enseña a releer nuestra historia, con los ojos de la fe y el Evangelio para descubrir las huellas de Dios que nunca nos deja solos. Expongámonos a su gracia y amor.

Finalmente, agradecemos a toda la Congregación, a todas nuestras hermanas que siempre están con nosotros.  ¡Qué Dios os bendiga!

- Sor Laetitia, Provincia de Ruanda Chad y Sor Marie Marthe, Provincia de Madagascar

 

Semana 8

La sesión internacional acaba de terminar con mucha alegría y felicidad en la profundización de la vida apostólica y comunitaria, así como en la dimensión económica. Estamos muy agradecidos a todas las personas que nos han enriquecido compartiendo sus conocimientos y experiencias.

VIDA APOSTÓLICA

Comenzamos una sesión recordando la historia de nuestra llamada. Esto nos hizo más conscientes de que es Dios quien nos llama a la misión y que la misión es la misión de Dios. Por lo tanto, lo que hacemos no es por nuestro propio interés, sino para hacer que "Jesús sea amado y conocido" a través de nuestro carisma de educación cristiana que la Iglesia nos ha confiado; y esto debe reflejarse en la dimensión comunitaria. ¿Pero cómo? La Hermana Irene compartió con nosotros su experiencia: "Aprendemos haciendo". En algún momento podemos dudar de nuestra capacidad para asumir una misión, pero siempre hay una forma de aprender y descubrir el don que nos corresponde. Por eso, la vida de oración es realmente una fuerza que nos permite avanzar. Además, en todo lo que hacemos, podemos contar con la comunidad que confía en nosotros y nos envía. Por ello, confiamos en compartir nuestras alegrías y dificultades con la comunidad; está ahí para nosotros. Por último, los colaboradores laicos desempeñan un papel importante en la realización de la misión de Dios. La evangelización no es nunca un acto individual, ni siquiera de una sola comunidad. Es la obra de la Iglesia. La colaboración requiere, por tanto, una actitud de escucha y respeto mutuo. De este modo, nos convertimos en Buena Noticia para los demás y dejamos que los demás se conviertan en Buena Noticia para nosotros.

VIDA COMUNITARIA

Por encima de todo, la comunidad es nuestra primera misión.  Marthe Marie nos ayudó a profundizar en nuestra comprensión de cómo crear una "comunidad doméstica" en la que cada uno es acogido y aceptado tal como es. Estamos firmemente convencidos de que la comunidad es una "escuela de amor y santidad". Pero esto requiere mucho esfuerzo de aceptación, perdón, escucha genuina, conversión, dejar de lado los prejuicios, etc. No podemos llegar a la resurrección sin morir a nuestra propia voluntad y a nuestra propia persona. La vida de oración juega el papel más importante en este asunto. Sin la gracia de Dios no podemos hacer nada; pero con Él y en Él encontramos la vida. A veces nos preguntamos: "¿Qué hace la comunidad por mí? En cambio, se nos invita a preguntar: "¿Qué puedo hacer por mi comunidad? Somos la comunidad y podemos construir el Reino de Dios mediante nuestro "compromiso de todo corazón" de vivir nuestros votos en la vida diaria.

LA DIMENSIÓN ECONÓMICA DE NUESTRAS VIDAS

Esta reflexión se centra en la dimensión económica que incluye la convicción personal y comunitaria, el desafío, la llamada y la orientación. Como hermanas jóvenes, nuestro objetivo es crecer en libertad.

Hemos visto que en el contexto de la vida religiosa, la dimensión económica es inseparable de los tres votos de castidad, pobreza y obediencia.  Debe aplicarse al bien común y al servicio. La hermana Cécile Franquin nos ayudó a tomar conciencia de nuestra relación con las cosas materiales y del tiempo que dedicamos a cuidar nuestra vida. Esta actitud nos lleva a vivir con modestia. Aplicar la dimensión económica a nuestra Vida Religiosa y sus exigencias, en el contexto de los votos, es una llamada a desprendernos de las cosas materiales y de la ilusión de beneficiarnos plenamente de algo que no sea Dios. Hay que saber contentarse con lo necesario para la propia vida y el apostolado.  Esto va de la mano de la virtud de la transparencia y la responsabilidad de cada uno en libertad. Sin olvidar el discernimiento y el diálogo que son muy importantes para vivir la Vida Consagrada en su totalidad.

 

Que el Gran y Buen Dios nos mantenga a salvo.

Hna. Therese Augustine, Provincia de Asia Pacífico y

Hna. Marie Agathe, Provincia de Ruanda-Chad